+
Pedro II El Romano - El Ultimo Papa?. Reunión en las Montañas de Afghanistan.

Afghanistan


Pedro II El Romano - El Ultimo Papa...?

Cont. Capítulo IV

Noviembre 2001

Reunión en las Montañas de Afghanistan

Era ya media tarde y los líderes de las tribus acababan de tener un suntuoso almuerzo, kebabab de cordero y arroz, en el Centro de estudios Islámicos de Jalalabad. Un Instituto financiado por Arabia Saudita, hoy convertido después del acto que destruyo las dos torres de Nueva York, en un centro de Inteligencia para el Taliban y Al Qaeda.

Una vez terminado el banquete, los invitados se dirigieron al salón de conferencias.

Este tenía una forma semi-circular con espacio y sillas para más de 500 personas, además de los balcones que podían sentar otras 100 o más si estaban de pie.

De todas maneras, los jefes tribales sus asistentes y guardaespaldas ocuparon cada asiento disponible, un gran número de guardias, quedaron fuera del salón y se encontraban en los corredores.

Una vez acomodados los asistentes, hizo su entrada en el escenario un anunciador de origen árabe, con una robe negra, dirigiéndose a la lantern dónde se encontraba el micrófono.

-Tengo el alto honor de introducir hoy, un hombre que no necesita presentación, un elegido de Allah y el Profeta, loado sea el su nombre. Osama bin Laden

Una figura mundialmente conocida, alta, delgada, con su habitual robe gris y chaqueta de camuflaje, Osama bin Laden, se dirigió con pasos firmes al podium, ante el aplauso de todos los participantes.

Sus guardaespaldas lo rodeaban con sus verdes uniformes de combate y resplandecientes nuevos Kalashnikovs especialmente equipados con lanza granadas.

Mientras ocupaba su lugar, varias voces en árabe gritaban desde el medio y final de la sala – “¡Dios es Grande!” “Abajo América” “Abajo Israel” bin Laden, con su habitual semi-sonrisa hizo un gesto con sus manos agradeciendo y uniéndose a los deseos de los presentes.

Comenzó como siempre con la invocación a Allah. -Loado sea Dios, le pedimos por su ayuda, y su perdón. -debemos buscar refugio en Dios de los demonios que tratan de poseer nuestras almas Yo soy testigo que no hay mas Dios que Allah y Mahoma su Profeta.

-Los americanos – Dijo – tienen un plan para invadir, pero si permanecemos unidos y creemos en Allah, les enseñaremos una dura lección como se la hemos enseñado a los rusos. Continúo asi por 20 minutos dirigiendo sus mensajes teológicos, junto con la necesidad de exterminar todos los infieles, del reino de Allah, la mayoría de sus frases contaron con la aprobación de los participantes, los cuales las repetían alabando a Allah y Mahoma su profeta.

Bin Laden, lanzo sus frases finales. -¡Dios es Grande! ¡Abajo América!, ¡Abajo Israel!- -Vuestros hermanos Árabes, les mostrarán el camino. Tenemos las armas y la tecnología, lo que más necesitamos es el soporte moral de nuestros hermanos Mahometanos. -Pido a Dios que me conceda la oportunidad de verlos y encontrarnos en el frente de batalla.-

Y con esas ultima palabras comenzó a retirarse del Podium, mientras los participantes se pusieron de pie, gritando.-“Zindibad Osama” “Larga vida a Osama”.

El jefe de Al Qaeda que se encontraba entre los que estaban junto a bin Laden en el Podium, se acerco a él poniendo la mano derecha sobre su corazón, el simbólico gesto Pashtun confiriendo el mas alto honor a la persona a la cual es dirigida.

Bin Laden permaneció un par de horas en el Instituto mientras pasaba sobres blancos llenos de Rupias Pakistaní, los cuales contenían desde el equivalente a 300 y 10.000 dólares, para aquellos líderes de las tribus más importantes y que tenían el control de las fronteras con Pakistán.

Osama necesitaba asegurarse la lealdad de aquellos jefes que le permitirían el salvo pasaje a territorio Paquistano, para él y sus hombres.


comparte esta página en: