+
Pedro II El Romano - El Ultimo Papa? - Capítulo XIV - La CIA - La limousine que conducía Christian Díaz. se detuvo en la entrada principal de la CIA en la ruta 123 en la parte Oeste.

La CIA


Pedro II El Romano - El Ultimo Papa...?

Capítulo XIV

La CIA

La limousine que conducía Christian Díaz. se detuvo en la entrada principal de la CIA en la ruta 123 en la parte Oeste. En la misma, se puede apreciar el monumento dedicado en honor de los dos agentes que fueron asesinados por terroristas en 1993 mientras esperaban para ingresar, el 25 de enero de ese año. Chris, como siempre lo hacia, miró a todos lados con aprehensión no dudando que algún desviado mental quisiera repetir el atentado.

Chris tenía 22 años, hijo de padres cubanos, con un metro noventa de estatura. Se destacó desde muy joven en los deportes, especialmente en basketball. Ello le permitió obtener ventajosas becas para asistir a la Universidad, con un destacado promedio en su Bachillerato de Arte y Relaciones Internacionales. Se convirtió en un destacado escultor y, aunque disfrutó de su carrera deportiva, prefería dedicarse a las artes. Sin embargo, la misma tuvo que quedar relegada solo a los fines de semana y vacaciones, a partir del momento en que fue reclutado por la CIA, unos meses antes de su graduación. Su dominio del idioma español e italiano, además su facilidad de la Lengua arábiga, la cual había sido sujeto de uno de sus cursos en la Universidad, era de sumo interés para la Agencia. Dos años de intenso entrenamiento, de defensa personal y seis meses en el campo Pendlenton, junto con los Navy Seals, lo prepararon para cualquier asignación que la agencia pudiera encomendarle.

Había aprobado el entrenamiento de supervivencia en los más crudos entornos, como las selvas de Sudamérica, y los desiertos del Kalahary. Una vez completado su riguroso entrenamiento, fue provisto de documentación con unas pequeñas modificaciones en su identidad. Conservando su nombre y la identidad de sus padres, se alteraron solo los nombres de sus abuelos, que ahora figuraban como inmigrantes palestinos, nacidos en Gaza y llevados a los 10 años a Cuba, de donde emigraron a Canadá en los años 60. A pesar de su altura, sus facciones típicamente mediterráneas y su nariz aguileña, pelo negro y piel blanca, lo hacían confundir fácilmente con un nativo de cualquiera de las tierras del Medio Este.

Su lugar de residencia era en Vancouver, Canadá, ya que la cercanía con Seatle, le permitía cruzar la frontera en muy poco tiempo si fuera necesario. Su profesión allí, era principalmente un negocio de importación y exportación de alfombras, lo cual le permitía extensos viajes por las regiones árabes en busca de las mejores piezas para la compra y venta de las más finas en plaza en Irán, Irak, Libia, Siria y los otros menores países de la región. Sus contactos y servicios en el área, eran de enorme valor para la Agencia. Su compañía en Canadá y España importaba y exportaba piezas únicas de gran valor que llevaba a Madrid y Vancouver y desde allí a toda Europa y Norte, Centro y Sur de América. En medio de un magnifico entorno cuidadosamente arreglado, se encontraba un patio de piedra Azul (bluestone) nativa del área y una pared de 3 metros de largo por 1 metro de alto construida de Granito Mahogany Dakota, con una inscripción en honor a los oficiales de la C.I.A, cuyas vidas fueron quitadas, o cambiaron para siempre por los eventos en América o en otras partes del mundo La frase finaliza con la inscripción en latín

DEDICATO PAR AEVUM (DEDICADO AL SERVICIO) Mayo 2, 2002

Dos bancos de madera de Teca, simbolizan a Frank Darling y Lansing Bennett, los dos oficiales caídos en el ataque, una placa con sus nombres en cada uno. Los dos Maples Japoneses plantados al tiempo de la inauguración a cada lado del monumento forman hoy un techo sobre el Memorial, las luces en la noche dan un especial efecto al conjunto. A pesar de ser uno de los vehículos de la Agencia, los guardias, siguieron el protocolo completo, examinando la parte de abajo del automóvil, con los espejos para detectar cualquier explosivo colocado con o sin saberlos los ocupantes. Abrieron el baúl para inspeccionar, mientras las credenciales del chofer y Chris eran inspeccionadas y sometidas a certificación de la computadora, conectada con la terminal. Una vez tomadas todas las precauciones, les permitieron continuar hacia el Edificio principal. El entorno mostraba una magnifica vista y el cuidado dado a los parques que se extendían por un gran número de hectáreas. En ellas se veían los diferentes tipos de árboles, la mayor parte naturales del lugar, y otros plantados para realzar la belleza de la propiedad, que, en conjunto con los edificios y a pesar de datar de los 1950, parecía una moderna Universidad, más que las oficinas de una de las más temidas y respetadas organizaciones de Inteligencia del Planeta. Antes de llegar al edificio principal, una de las primeras estructuras que capturaban la vista era la cúpula del Auditorio, más conocido por los empleados como La Burbuja, esta sala fue parte del diseño original y estaba conectado con el mismo mediante un túnel; la superficie era de 700 metros cuadrados y podía contener 470 personas sentadas. Tenía equipos audiovisuales y facilidades de equipos multimedia; incluso un telón de cine que desaparecía debajo del escenario cuando no era utilizado. Chris descendió del automóvil al llegar a las escaleras que lo llevarían al Edificio principal. El mismo, parecería estar suspendido en los voladizos soportados por las inmensas columnas de concreto. Una vez dentro del Hall principal, se dirigió al escritorio de recepción, donde ya se había impreso una tarjeta personal de identificación que se colocó alrededor del cuello por medio de una cadena. Incluía su fotografía, y un número de identificación en un código que solo eran capaces de leer los visores que se encontraban en cada corredor y en las entradas a las oficinas. Sus pasos podían ser seguidos en cualquier lugar dentro del complejo. Los códigos leían su lugar de destino y una alarma sonaría si penetraba por equivocación o no a un lugar no autorizado por la Agencia. En el hall principal del original Edificio, se encontraba, como parte del piso, el famoso emblema de la Agencia, que mide 4 metros de diámetro, realizado en sólido granito, este emblema ha sido el símbolo de la CIA desde 1950. Tiene 3 partes representativas, los 16 puntos del compás, que representan la convergencia de información alrededor del mundo a un punto central. El águila representa la fuerza y el estado de alerta nacional de los Estados Unidos y el escudo es el estándar símbolo de defensa y de inteligencia colectada para que el gobierno pueda determinar el curso de sus decisiones para el bien del país. Una vez que las puertas del elevador se abrieron, dejo pasar a tres empleadas, y luego las siguió, sin prestar atención que dos jóvenes, lo siguieron situándose detrás de él. Inmediatamente lo tomaron de sus brazos, levantándolo unos centímetros del suelo arrastrándolo fuera del ascensor. -“Que demonios!!!!!. Gritó sorprendido, preparándose para aplicarles un golpe a los que lo habían tomado de esa manera. Ambos lo soltaron y por consecuencia lo hicieron perder el equilibrio. Recuperándose inmediatamente, miró a ambos y los tres se unieron en una estruendosa carcajada, ante las miradas de los otros empleados que se encontraban esperando los demás elevadores. Uno de ellos era Antonio Góngora, nacido en España pero ciudadano Americano, con un largo historial en Sud América, uno de los pocos hombres que pasó 3 años en Cuba sin ser descubierto y que cumpliera luego una larga gira por el Medio Este. De estatura mediana, 1,75m., complexión fornida y facciones también típicamente mediterráneas, lo hacían, como Chris, sumamente valioso para pasar inadvertido en cualquiera de las poblaciones árabes. Excelente aviador que usaba cada instante que le quedaba libre en el vuelo de planeadores y paracaidismo. Además tenía gran pasión por escalar altas montañas y cimas verticales. Pasión que su padre, el famoso escalador Don Alejandro Conde de Gongara, 3 veces vencedor del Monte Everest, había alimentado desde que Antonio tenia muy corta edad, llevándolo a todas partes que éste podía escalar. Su incorporación a la Marina Americana, y su posterior entrenamiento como Navy Seal, el más famoso cuerpo de lucha de la marina Americana, también le quitó el tiempo para perseguir el deseo de emular a su padre en la conquista del famoso pico. Pero su entrenamiento se lo permitiría en cualquier momento, continuaba diciéndose. Además, tenia una especial misión, y confiaba que podría hacerlo muy pronto. Del famoso cuerpo, pasó a formar parte del equipo de la CIA, distinguiéndose en todas sus asignaciones. Luego le fue ofrecida la posición de jefe de seguridad de la compañía de Simon Rosental, el Internacional conglomerado de Compañías M’Transworld Com. de telecomunicaciones, industrias Aero-espaciales, e Investigaciones Medicas, además de varias Fundaciones distribuidas en otros tantos países. Para ejercer este último puesto, se retiró de la CIA ante la protesta de sus directores, que le ofrecieron su posición cuando la deseara nuevamente, sin ninguna pregunta ya que el gobierno de ninguna manera podía ofrecer el incentivo económico que M’TC podía brindarle. El tercer miembro del grupo era John Malhamud. De piel subidamente oscura, de 1.80 m. de estatura. Él sí, definitivamente de ascendencia árabe. Sus antecedentes eran más académicos que físicos. Con varios Diplomas Universitarios en Lenguas, dominaba perfectamente todos los idiomas y sus variaciones usados diariamente en los países árabes. En ese momento a cargo de todo el complejo de comunicaciones procedentes de todos los países árabes, incluida su traducción, radial, telefónica, televisiva y por Internet. Hasta el final de la Guerra del Golfo, todas esas actividades eran realizadas en la Isla de Creta, en la Base aérea Americana en Iraklion. Pero el advenimiento de los satélites, dio por terminada esa actividad allí, pasando directamente a las facilidades de Langley, lo que lograba una comunicación y traducción instantánea para el análisis de las mismas. Después de una gran carcajada y pequeñas conversaciones recordando que no se veían desde hacía muchos años y algunas aventuras compartidas en su tiempo juntos en la Compañía, Chris dijo -¡Parece que esto se ha convertido finalmente en donde los desagües cloacales vierten toda la basura! -Ya lo estoy viendo. Dijo Antonio, mirando a Chris y a John con gesto de repulsión. -Creí que cuando se expulsaba a alguien por incompetente no le permitían la entrada a las instalaciones jamás. Dijo John mientras miraba sonriente a Antonio. -El director contestó este -Después de tres años ha considerado que con la gente que quedó no puede llevar la Agencia adelante y mando traer al mejor -Mirando a ambos con un decidido gesto de superioridad, con lo cual los tres se unieron nuevamente en una gran carcajada, abrazándose mutuamente. -Bueno chicos -Pregunto Chris. -¿A qué hora es su cita? -A las 10:00 -Contestaron ambos. -¡Lo mismo yo!... ¿John Anderson? -!Bingo! –Exclamaron los tres al mismo tiempo. -Parece que tenemos algo que la Agencia necesita. -Continuó Chris. -Tenemos 20 minutos, vamos a la Cafetería. -Chris, John, Anthony, es un placer tenerlos por aquí. -John Anderson, el nuevo Director de la CIA, salió de detrás su impresionante escritorio, a extender la mano a los tres hombres que se acercaban a él y acababan de ser acompañados a la oficina por la secretaria. Al acercarse saludaron con una inclinación de sus cabezas a los otros participantes de la reunión que ya se encontraban ubicados en los cómodos sillones de cuero rojo en la parte cercana a los ventanales que dominaban la mejor parte de los cuidados parques de la Compañía, teniendo también una inmejorable vista de ”La Burbuja”. John Anderson, era un viejo conocido de los tres veteranos agentes. Había comenzado como todos ellos en las más bajas posiciones de aprendizaje en la Compañía con 35 años de sólida experiencia, desde la lectura de periódicos y libros de diferentes países. Sus conclusiones eran alimentadas por varias poderosas computadores que establecían las corrientes ideológicas de cada lugar. Estableciendo similitudes y diferencias. Luego actuó como agente en el terreno en diferentes países de Europa, donde su experiencia lo llevó a trabajar varias veces en los mismos casos, con los tres hombres que estaban ahora en su despacho. Su extraordinaria capacidad, lo hizo avanzar rápidamente en la Agencia. Pero nadie esperaba que pudiera obtener la más alta posición en la misma, ya que generalmente esas son decisiones políticas reservadas para que el Presidente pusiera a hombres no solo de su absoluta confianza sino también a individuos con favores políticos que retribuir. Jorge Luna, el actual Presidente, primer latino en ocupar la posición más alta en el país, decidió desde el primer momento el cumplir sus promesas de olvidar las costumbres en lo referente a los favores políticos para los altos cargos, que son importantes para la seguridad y defensa de la Nación. John Anderson era sin lugar a dudas el hombre con la experiencia necesaria, en todos los trabajos de la Agencia y podía decidir sin vacilar en cualquier situación que envolviera a la CIA. John estrechó fuertemente sus manos, y les dio un pequeño abrazo dándole la bienvenida a la Agencia. -Como en los viejos tiempos. –Dijo. Tomando del brazo a Anthony y haciendo señas a los otros, los condujo hasta el grupo de sillones, frente a los ventanales desde los que podía apreciarse el impresionante anfiteatro con su famosa cúpula en su totalidad. -Señores. –Dijo una vez en la proximidad de los demás participantes de la reunión. -Ustedes conocen ya a mi asistente, el Mayor General Clark. Los tres hombres conocían perfectamente a Clark, retirado general de la Fuerza Aérea, nombrado por el Presidente anterior, permaneciendo en la compañía, por el excelente trabajo realizado en materia de Seguridad Nacional. Su entrenamiento en la Fuerza Aérea, lo había capacitado en el pilotaje de F-15 y F-16 terminando con los prototipos modelos F-22, como comandante de bases alrededor del mundo, especialmente en los países Árabes. Para ello se preocupó en hablar fluidamente el idioma árabe, cosa que lo hizo un indispensable elemento para la Fuerza Aérea y ahora para la CIA. Los hombres saludaron efusivamente al General Clark, y las otras personas se levantaron de sus asientos para saludarlos en la misma forma, mientras John nombraba a los participantes, aunque su prominencia en el ámbito gubernamental, no necesitaban presentaciones, Senador Patrick Tower Presidente de la comisión de las fuerzas armadas, Teniente General Richard Noble, Miembro de la Junta de Jefes Militares, Frank Ray Sub-director FBI, Profesora Lidia Norton, Secretaria de Seguridad Nacional, especial consejera del Presidente y finalmente Tom Sledge El Director de Homeland Security, uno de los hombres más poderosos del gabinete, por las atribuciones otorgadas a su oficina por el Congreso. Una vez que las formalidades terminaron John invitó a sentarse a los 3 hombres y comenzó. -Quiero aclararles que esta es una reunión informal, en orden de participar a los miembros de la comisión especial, que va a informar al Presidente, de la situación que tenemos entre manos. En este sentido, me es penoso decir, no tenemos los datos que necesitamos, para establecer un curso de acción. El Presidente quiere estar seguro de que no cometeremos el mismo error de los años pasados en el Medio Este y que si bien el proceder podía haber sido correcto, la excusa, no lo era. Una sola equivocación, es demasiado. -Chris y John, ustedes son algunas de nuestras fuentes de información en esa área, y están activos vigilando esa región del planeta y sus contactos e informaciones son y serán en gran parte en lo que basaremos nuestros análisis para formular nuestra política Internacional con respecto a los países que son los que llamaremos, vuestra especialidad. -Tu Anthony, has sido siempre uno de nuestros mejores agentes. Sabemos que la Agencia perdió un gran colaborador cuando la dejaste, pero conocemos tu patriotismo y lealtad a nuestro país y consideramos que puedes ser útil en establecer una política sólida que nos permita eliminar cualquier riesgo sobre el mundo civilizado. Creemos que tienes una oportunidad sin igual, en tu presente posición para ayudarnos. -!John!. Contestó Anthony. -La verdad es que no sé qué clase de ayuda puedo ofrecer. Soy solamente el Jefe de Seguridad de una gigantesca corporación, y mis deberes son solo supervisar a exclusivos, “digamos guardaespaldas” a CEO’s y CFO’s. -Bueno, eso dices tú. Contestó John, con una gran sonrisa y un gesto llamando el bluff, de Anthony. -Pero te las has arreglado para a la flor y nata de los Navy Seal, ex FBI, y CIA, agentes con el mejor record, en cada una de esas agencias. Puedo decir sin temor a equivocarme que te has convertido en el mayor competidor de la Seguridad Nacional como agente reclutador. Terminó con una sonora carcajada, a la que Anthony y los demás se unieron. -Que puedo hacer yo, si ustedes no tienen los fondos para pagar lo que esos hombres valen. Contestó con una sonrisa en sus labios. -Mira Anthony. Prosiguió John mirando a todos los reunidos en la conferencia. -No hay duda que todo esto va a cambiar, y serás asignado un rol mucho más activo en los acontecimientos que van a cambiar el mundo en las próximas semanas o meses. No voy a andar con tapujos, porque sé que tu sabes que nosotros tenemos que hacer cosas, por las que nuestras mamás, nos pegarían unas palmadas en nuestros traseros. Pero tú has sido miembro de nuestro equipo. Hoy en tu contestador has tenido un mensaje que estábamos esperando. Anthony miró a John con un gesto de tremendo disgusto diciéndole. -John, lo hiciste, y te agradezco me lo hayas dicho, porque fue la última vez que lo haces. Para ser sincero, pese a mi enojo, se lo que tienes que hacer, aunque conmigo no necesitabas hacerlo. Bueno, olvidémoslo, ya que lo que hay en juego en este cuarto es mucho más importante que una comunicación telefónica. -Los otros presentes, que al principio se encontraban terriblemente molestos por la situación, ya que también podían ser espiados en esa forma, se encontraron contentos de que la situación no hubiera escalado a una confrontación. Lo que no sabían era que John y los tres hombres tenían una historia de afrontar peligrosas situaciones juntos que los había convertido en lo que llamaban en el servicio, La Banda de Hermanos, y que ya todos ellos habían arriesgado la vida por sus hermanos en varias oportunidades. Seria muy difícil que uno se ofendiera con el otro. -Bueno ¿y qué dice mi mensaje? -Preguntó Anthony -Tienes que estar en Italia con 10 de tus mejores hombres, y contactarte con el Papa. -dijo John -Puedes ver a mi secretaria y que haga cualquier arreglo que necesites, ya sea para transportar esos hombres a Roma, o lo que fuera. Si no te molesta, te llevaré en el avión de la compañía, ya que debo estar en Roma mañana. …. Y sí, tendrás una cama…. ¿Responde esto a tu pregunta? -!Sí!.... Y dime ¿Cómo interferiste mi teléfono? -Muy fácil. Con los nuevos satélites que vende tu compañía! -Contestó John con una sonrisa en su rostro que fue rápidamente imitada por todos los presentes. Si había alguna tensión en la oficina, pronto desapareció. -¡Debí habérmelo imaginado! –Bueno, voy a ver a Silvia y arreglaré lo de mis hombres. No me llevará más de 10 minutos. Tal como lo había anticipado, Anthony regresó en poco menos de los diez minutos que pensó necesarios, para completar los arreglos para enviar 9 hombres a Italia y alojarlos en el Milton de Roma. Los mismos arreglos hizo para él, solo que partiría desde Washington en el avión de la Compañía. Bien estamos completos ahora, sin otras interferencias al motivo de nuestra reunión. -Exclamó John, y continuó. -Lamento las interrupciones pero esto fue algo que no estaba programado. La razón del por qué hemos pedido esta reunión informal como ya lo hemos dicho antes, es lo que todos sabemos. Aún así quisiera dar una breve reseña de la historia para que todos nos identifiquemos con el problema. Todos sabemos que pese a que este es un conflicto de siglos, desde los 1950, con la cesión de Palestina, a los árabes y la creación del estado de Israel, nunca aceptado por la comunidad Árabe, que solo aceptaría la destrucción de todos los Israelitas, ese lugar se convirtió en el paraíso de aquellos que quisieron abrir una agenda religiosa, radicalizando las escrituras del Coran. No quiero aburrirlos con hechos que todos conocemos. John Malhamud puede informarnos de ciertas comunicaciones que están ocurriendo con inusitada frecuencia entre ciertos países árabes, telefónicamente y principalmente por Internet, con una gran cantidad de países de los llamados del Primer Mundo, especialmente Los Estados Unidos, Canadá y las primeras naciones europeas. Los volúmenes sobrepasan en meses a los aceptados en 3 años. John, ¿puedes continuar desde aquí, por favor? -Profesora, caballeros. -Comenzó John Malhamud, tomando primeramente un trago de agua, y levantándose de su sillón. -Nuestros equipos comenzaron hace meses a captar una inusual cantidad de llamadas desde teléfonos celulares en Libia, Siria, Afganistán, Irán e Irak, y otros países del área, dirigidas a diferentes naciones y localidades en cada una de ellas. Lo curioso es que son todas importantes poblaciones o ciudades en cada uno de esos países. -¿Cómo es posible? –preguntó el General Clark. -Que algunos miles de mensajes puedan ser diferenciados de millones que ocurren diariamente? -No es fácil General, pero una vez que identificamos los orígenes y los comparamos con nuestros datos en las computadoras, se establece un claro sistema y podemos trazar una comparación día tras día. Si bien es cierto que no podemos trazar todavía la exacta localidad del aparato, podemos establecer el área aproximada, de envío y recibo. El hecho de que esta enorme cantidad de mensajes que aparecieron de improviso, sean todas efectuadas por teléfonos celulares, nos hacen sospechar que hay algo importante en los planes de ciertos grupos en el medio Este. -Hemos podido determinar, que una vez que una comunicación es recibida desde alguno de los países árabes, esos aparatos receptores, inician conversaciones con otros aparatos en diferentes lugares, que también hemos podido determinar siguen un plan específico. -Una fecha parecería que se menciona en alguno de los casos y que pudimos captar y es el 2 de Noviembre, pero no tenemos idea acerca de qué. Además -continuó- En la misma forma que se usan los teléfonos celulares, las computadoras, por medio de Internet, están recibiendo y enviando mensajes desde y hacia las mismas áreas, también aumentando desde hace unos meses 10 veces más que el tráfico que solíamos encontrar en esas zonas. -Permítame interrumpirlo por una corta pregunta. -dijo la profesora Norton- La cantidad de operativos que parecería son utilizados, indican otro tipo ataque, si es que uno se está planeando, ello no parece ser indicativo de un ataque atómico, que es nuestro mayor temor. Yo diría que las indicaciones que esta actividad indica es, la de disrupción en larga escala y en diferentes países al mismo tiempo. -No necesariamente. -interrumpió el General Clark. Todos miraron hacia él, y recibió una mirada nada agradable de la profesora Norton, la cual no agradecía ser interrumpida en medio de su exposición de ideas- Perdóneme profesora, pero quería dejar en claro, que si bien es cierto que muchos de estos gobiernos, tienen tecnología avanzada, que les permitió obtener las cabezas nucleares, que todos sospechamos tienen, hay más que considerar para poder usarlas en un conflicto actual. En la primera guerra del Golfo, en los años 90s. La exactitud de nuestras bombas no era tal, y un gran número de operativos actuaron en el desierto con actividades encubiertas, mezclándose en las poblaciones de Irak, para colocar dispositivos electrónicos que ayudaran a la precisión de nuestros misiles. Pienso que algo así, no seria una idea descabellada. -¡NO!....No lo es. -contestó la profesora asintiendo con la cabeza y con la aprobación del resto del grupo- Pero de acuerdo a Malhamud, los números de operativos en el mundo, son excesivos con respecto a la cantidad de misiles que esos países pueden poner juntos para lanzar cualquier tipo de ataque. -Es verdad -contestó Clark- Pero cuando la muerte de los operativos, ha tendido o puesto barreras para suspender un ataque, la muerte en nombre de Alá, es un honor como no lo hay otro, y es de no consecuencia. -Si este escenario es posible- intercedió el Senador Tower, que se había mantenido sin decir palabra, pero atento a cada una de las pronunciadas en la oficina- Ello significa, que la inferioridad tecnológica en la cual confiamos, no existe, y que el número de los operativos, no necesariamente significa, un ataque a cada lugar donde se encuentran, sino que, en el momento de iniciar las operaciones, pueden seleccionar solo algunos de los puntos, mientras que nosotros empleamos nuestras fuerzas y recursos, corriendo por los miles de lugares, que sospechamos podrían atacar. -Mientras los miembros del grupo, asentían las palabras del Senador Tower, éste se detuvo unos momentos y luego continuó- Sabemos…. que la cantidad de misiles y cabezas atómicas montadas en ellos, no alcanzan a la décima parte, contando todos los Estados Árabes al número de operativos desplazados en el mundo. Pero no debemos olvidar, que muchos de esos estados, no tienen el más mínimo interés en causar un conflicto mundial, con el consiguiente empeoramiento de las condiciones globales. -Díaz. –Dijo John Anderson aprovechando una pausa del Senador- Tú has estado trabajando por años en esto. ¿Qué puedes decirnos acerca del problema que está en la mesa? ¿Hay ciertas indicaciones que nos puedas dar, para hacer esto un tanto menos oscuro? -Puedo decirte -Contestó éste, sin levantarse de su silla- No mucho más que los reportes que he estado enviando, excepto que hay un estado de euforia, entre los grupos radicales, como esperando el amanecer de un nuevo día. Nadie sabe qué es lo que guardan como el mejor secreto. Lo único que puedo decirles es que hay algo allí, como la calma antes de la tormenta. -Ustedes saben que Irán, al principio del siglo y con la ayuda de Pakistán, comenzó un programa acelerado de enriquecimiento de Uranio, solo para ser usado en armas Nucleares. Presiones de los Estados Unidos y los grupos europeos, obligaron al país a suspender el mismo, no sin antes elaborar suficiente material para la construcción de varias cabezas atómicas…… ¿Cuántas?.... Solo podemos estimar. A pesar de sus negativas, un estimado sería de 25, pero podrían ser hasta 50. Y eso no es lo peor, ya que hay informes que no están confirmados, que además de su fabricación, adquirieron 35 cabezas más de Corea del Norte y Rusia. –Hizo una pausa por un momento para observar la expresión de los integrantes del grupo y luego prosiguió- Libia y Siria, están en una situación similar. Lo extraño es que toda nuestra inteligencia, está de acuerdo en corroborar que estos Reinos en la región, no tienen ningún interés en crear más problemas de los que ya existen en el mundo, y están esperando un acercamiento de Europa y los Estados Unidos, para una alianza sin precedentes en la historia. Contando los países como Libia, Pakistán, Siria y Egipto, pueden ser 200 en total. -Chris -Interrumpió el Teniente General Richard Noble -Una sola de esas bombas que llegue a su blanco ya es demasiado. Cuánto más 100, o 200 y los informes, acerca de que esos países no tienen la intención de usar esas armas, no constituyen una garantía para no hacerlo. No debemos olvidar que esos países tienen sus poblaciones Musulmanas, sobre las cuales estos radicales extremistas han distorsionado las doctrinas del Islam, en forma tal, que nadie puede estar seguro acerca del verdadero contenido del Corán. -Estoy totalmente de acuerdo General-dijo la Profesora- Y a pesar de que hay mucho que no sabemos, lo que sí es totalmente seguro, es que hay por ahí de 100 a 150 armas nucleares que pueden causar el fin del mundo como lo conocemos, si lo sumamos al desastre ecológico que ya tenemos en nuestras manos. -Anthony -John Anderson se dirigió a este que estaba absorto escuchando a los miembros reunidos en la oficina- ¿Tu has tenido alguna oportunidad de hablar con Simón, acerca del problema y lo que esta haciendo, o pretende hacer? -No John -respondió este -Hace solo dos semanas que asumió el cargo, y estoy seguro de que él quedó tan sorprendido como el resto del mundo por haber sido selecto para la posición que está ocupando. -Les diré -Intercedió la profesora Norton- Hay que darle crédito a esos Cardenales, creo que finalmente la Iglesia Católica, ha elegido el Papa, que se necesitaba para la época en que vivimos. Yo por mi parte le deseo lo mejor. Tiene un trabajo para nada envidiable, pero también la capacidad para llevarlo a cabo. -Espero saber algo a mi llegada a Italia, pero te advierto John, Simón no llegó a donde se encuentra hoy por hablar cosas que no debe con cualquiera en la calle. -contestó Anthony con una sonrisa. -Lo se. -contestó John -Y en cualquier oportunidad, odiaría que alguien que no tiene la necesaria experiencia en la comunidad de Inteligencia y Defensa Nacional, se ponga a jugar al espionaje. He visto por los reportes de nuestros agentes en todo el mundo, que este hombre está haciendo desesperados esfuerzos para conectarse con los grupos de terroristas. Sabemos que cantidad de clérigos Católicos, Musulmanes y de otras religiones se están reuniendo en el Vaticano y otras sedes religiosas, además de personas de dudosa reputación Internacional en varios países. Sabemos que teléfonos celulares, son usados para que alguien en el Vaticano se comunique con carpas ubicadas en medio del desierto. Pero Simón, es capaz de impedir con sus satélites personales de ocultar sus conversaciones, si es que tiene algunas! Anthony, necesitamos toda la información posible. -No, me estarás pidiendo, traicionar la confianza puesta en mí por mi empleador -contestó. -Anthony -refutó John -En principio nunca haría eso. Primero porque se lo que me contestarías….y no me gustaría. -agregó con una sonrisa -Pero tu estás en una posición ideal para tener una conversación con él, y estoy seguro que aceptaría una situación de cooperación entre el Vaticano y los Estados Unidos. Estamos dispuestos a ayudar en lo que sea posible para evitar un desastre del que estamos seguros que él no desea, tanto o más que nosotros. Mientras esos fanáticos, han jugado sus juegos, una bomba aquí, 10 muertos en un restaurante, un avión explotando sobre el océano. Esas cifras a pesar de lo despreciable de sus actos, desgraciadamente solo son números para agregar a las estadísticas en la población mundial. Pero el estado actual del mundo, como ha sido ya elocuentemente dicho por alguno de los presentes, no puede tolerar ni moral ni materialmente una sola explosión de bomba atómica en la atmósfera. Y no importa si alcanza su blanco perfectamente o no. En donde quiera que caiga, causará un caos sin paralelo en la historia del mundo y la humanidad. Como ser humano, tu lealtad esta en tu raza. Sé que Simón lo sabe y esa es la razón por la cual desesperadamente esta tratando de ponerse en contacto con esos grupos e impedir cualquier cosa que estén tratando de hacer. No hay duda en mi mente, que existe una unidad para alcanzar los resultados deseados por el mundo en general y en particular nuestro gobierno. –Dijo dirigiéndose a los representantes en el cuarto, la profesora Norton, el Teniente General Noble, el Senador Tower, Frank Ray y Tom Sledge. Todos ellos asintieron en total acuerdo -Quiero que transmitas nuestros deseos de mutua cooperación. -Señores -La profesora Norton se levantó de su sillón, y paseándose como si estuviera no en una reunión protocolar, sino en una de sus clases en la Universidad dijo -Estamos en el medio de una paradoja, y estamos todos, estudiando y re-estudiando las acciones de estos grupos. Encuentro que no podemos llegar a una definición de cual es el problema ya que todo es contradictorio. Desde hace años, los reinos de la región, han estado cooperando con las Naciones europeas y los Estados Unidos, como no lo habían hecho en muchos años. Hasta hemos visto a los Palestinos que las relaciones con Israel, después de concedérsele su autonomía como Estado soberano, existe cierta cooperación en el nivel político, pese a que no la hay al nivel religioso. Los otros países y las Naciones Unidas tienen un diálogo abierto excepto en el tema de las Inspecciones, en el que nadie esperaba ningún tipo de acuerdo de todos modos. -Al menos sabemos -Interrumpió Anderson, ante la mirada un tanto irritada de la profesora, a la que miró fijamente prestando atención a sus palabras- que por varios años sus presupuestos y compra de equipos y tecnología para la fabricación y mantenimiento de equipos nucleares no han aumentado. -Tampoco han disminuido. -interrumpió la profesora continuando rápidamente -Por ejemplo tenemos el nuevo Rey de Jordania, Reino con el cual los Estados Unidos han tenido excelentes relaciones. Tanto el padre como su abuelo, han sido educados en los Estados Unidos e Inglaterra. Mohamed Housein, es aún un monarca aunque más moderado de lo que fue su padre. Realmente disfrutó sus estudios en USA y sus notas en la Universidad siempre han sido las mejores, especialmente en Económicas, con dos doctorados de Harvard. Su trabajo en firmas en Wall Street lo han mostrado con una gras disposición por el sistema social y político de la Libre Empresa. Sabemos que su padre y abuelo, comenzaron un movimiento para implementarlo en su país, y estamos seguros de que él seguirá ese camino más agresivamente. La situación mundial, impide momentáneamente que él pueda cumplir con esos deseos…….. -Perdón Profesora -interrumpió Anthony levantándose del cómodo sillón, ya que no quería estar en un nivel inferior a su interlocutor -Todo lo que usted dice es correcto, pero mi experiencia en el País, me han probado, que dentro de él, hay corrientes de pensamiento, que opinan que el joven Rey, es muy liberal y está atado a las corrientes políticas y económica de los Estados Unidos. Su joven esposa Americana, no hace nada por disipar esas opiniones. La americanización comenzada con la Reina Norah, abuela del Rey, ahora seguirá aumentada con Adriana. La percepción es que las mezquitas, enseñan continuamente que los problemas por los cuales el mundo esta atravesando, son consecuencias del olvido de las leyes divinas escritas en el Corán, y que los infieles son los responsables directos del sufrimiento del mundo. Los musulmanes creen especialmente que es a causa del gran Satán, Los Estados Unidos, como lo llamó el famoso y de triste memoria Ayatolá Komeni. -¿Y qué quiere usted decir con eso? -Interpeló la profesora. -Bien profesora, no me puede decir que son ellos los culpables del envenenamiento de la atmósfera ni de las consecuencias producidas por el uso y abuso de los países industriales de los líquidos y sólidos fósiles que han sido extraídos y quemados por años. -Déjeme decirle -continuó la profesora, apuntando con un dedo, para establecer su punto sin que haya ninguna duda al respecto -Vamos a estudiar el problema de culpabilidad, y podemos dividirla en una pasiva y la otra activa. Bajo mi punto de vista, no veo una menor que la otra, solo son dos diferentes tipos de culpa y responsabilidad. Mientras los países Industrializados, ignorantes en principio de lo que sus acciones estaban causando en el planeta, aceleraron sus producciones de artículos manufacturados, para lo cual necesitaban los combustibles sólidos y líquidos, primero usando los recursos naturales de sus países y luego buscando donde fuera que existieran, para cumplir con la creciente demanda de las poblaciones, los Países Árabes, bendecidos, o maldecidos por la cantidad de riqueza de estos elementos en su subsuelo, alegremente permitieron su explotación en cantidades inconmensurables. Se embolsaron los billones de dólares que se les pagaron por sus productos y fueron invertidos en Industrias y conglomerados en todo el mundo. Industrias que contribuían en el envenenamiento de la atmósfera. Si analizamos racionalmente el problema, nos encontramos conque los Países Árabes, por ende los mahometanos, no solo han contribuido pasivamente al suministrar el producto, sino también activamente al contribuir con sus petrodólares a las industrias que son culpables del problema que hoy encara la humanidad. Así que no me vengan a hablar de dirigir las culpas de la situación a nuestros países, todos tenemos la culpa y somos responsables, por lo tanto es necesario que dejemos de señalar individuos, países, políticas y gobiernos y nos pongamos todos juntos a solucionar el problema. Eso es lo que creo que Simón Rosental quiere hacer y debemos apoyarlo y ayudarlo en todo lo que sea necesario. -Profesora -Contestó Anthony con un tono de sorpresa y admiración por las palabras que acababa de oír -Jamás lo había pensado en estos términos y creo que pocos lo han hecho, especialmente en los países árabes. -Chris, Malhmud y el resto de los participantes asintieron con sus expresiones de aprobación. Todos estaban de acuerdo en pensar que el presidente Luna, había nombrado como siempre lo hacia, la mejores personas para las posiciones a cubrir, y esta había cambiado con solo unas pocas palabras su posición en el sujeto -No puedo decirle que he cambiado mi mente en el sujeto, pero después de escucharla, tengo que confesar que voy en camino a hacerlo. -Expresó con una amplia sonrisa, que fue contestada en la misma forma por la profesora. -La culpabilidad de los problemas -interrumpió el Teniente General Noble -No tiene cabida en lo que discutimos aquí. Es gratificante el saber quién es culpable y quién no lo es. Pero lo que sí es importante es saber quién es el que va a lanzar un ataque atómico, a nuestro país o a cualquier otro. Yo estoy aquí para escuchar sus consejos acerca de las posibilidades y poder recomendar al Presidente y a la Junta Superior de la Fuerzas Armadas un curso de acción que nos permita evitar una conflagración total. -Sus palabras eran enfatizadas como especial recuerdo de que la importancia de la recomendación no podía ser tomada ligeramente, si bien el futuro del mundo no estaba solamente en manos del grupo en esas oficinas, ya que miles de especialistas, analistas, espías y entrevistas a los más altos niveles, decidirían el curso de acción- El curso de acción que el Presidente tomará, será el final y no hay margen de error. Éste debe ser basado en realidades y no en el producto de la imaginación de una persona o grupo. No olviden que lo que se decida va ser implementado por Estados Unidos, Canadá, Rusia, Europa y posiblemente China en un ataque preventivo. Las consecuencias del mismo pueden tener una acción catastrófica. No queremos tomar medidas, solamente por la enunciación de unas simples teorías filosóficas cuyo resultado seria solamente unas pocas muertes, que no se compararían a las muertes de un día en nuestras carreteras. Si existen esas armas ¿En dónde están, y qué debemos hacer para neutralizarlas antes de que empiecen a ser detonadas? Si las mismas son detonadas, in situ, las nubes radioactivas serán tales que convertirán a nuestros presentes problemas en juegos de niños. -Si ustedes me permiten…Profesora, caballeros –Interrumpió Steven Sledge -Nuestras oficinas han recibido todos los reportes de las comunicaciones interceptadas por la Agencia en todos los sectores del país. Lógicamente hemos pasado la información referente a los otros países a las respectivas agencias. En el caso de América, todos saben que en efecto, tenemos un casi perfecto sistema para detectar problemas relacionados a la Seguridad Nacional. Hemos puesto toda la información recibida en nuestras súper computadoras. Investigando millones de ciudadanos, por localidad, empleo, nacionalidad, tiempo en el país, situación financiera, trabajos, etc. etc. En la mayor parte de los casos, podemos saber en dónde y qué desayunó ayer, haciendo referencias cruzadas en sus tarjetas de crédito y demás información que cuenta nuestra agencia. Los informes de los satélites nos dan la cantidad de tráfico, pero el movimiento de población, no nos muestra nada inusual en los pasados meses, desde que los Satélites comenzaron a notar el crecimiento de los mensajes. Hemos analizado el movimiento de la población en esas áreas, pero los mismos, no indican nada inusual en 10 años, que justifiquen ni el 10% de ese volumen. Todos los análisis y el cruce de referencias indican que la población ha permanecido estable, con los mismos empleos, cuentas bancarias, sin mostrar altibajos que nos den indicaciones. Y aquellos que sí muestran diferencias, son viejos conocidos de las agencias federales. Los que rentan viviendas y apartamentos, son generalmente individuos o parejas con muchos años en la zona, y aquellos nuevos, son en la mayor parte jóvenes, que comienzan a llevar sus vidas fuera del hogar familiar. La mayoría de las casas están hipotecadas, así que los créditos han sido investigados por nuestra agencia, lo que nos da una respetable cantidad de ciudadanos estables. -“Me sentaré en la puerta de mi casa y veré pasar el cadáver de mi enemigo” -Dijo Chris en voz alta. -¿Qué significa eso Chris? -dijo Steven. -No mucho Steven. –Contestó -Si no hay rastros de movimientos recientes, tal vez estos se hayan hecho antes, transplantando poco a poco, operativos con la paciencia de elefantes, adquiriendo todos los documentos y la respetabilidad necesaria para pasar desapercibidos. Puede que lleven años en el proceso. Tú sabes que ellos cuentan con la financiación. Podrías estudiar las financiaciones de las hipotecas, etc. Tú sabes que también cuentan con los religiosos fanáticos capaces de esperar los años que sean necesarios. Sus documentos pueden ser verdaderos y haber permanecido en un subterráneo, interrelacionándose con vecinos, creando vínculos en la espera de ser llamados a combate. La paciencia de esa raza es legendaria. Además recuerda a nuestro viejo héroe Sherlock Holmes que decía “Cuando todo lo posible tiene que ser descartado, tiene que ser lo imposible”. -Tu idea es digna de consideración Chris, y esta tarde misma la pondré en implementación. -Dijo Steve, mientras los miembros de la reunión asentían afirmativamente con sus cabezas y expresaban su aprobación. -Comenzaremos con 12 años en el pasado. Con cada una de las licencias de manejar, que nuestras computadoras puedan encontrar ciertas referencias básicas que establezcan alguna conexión entre sí. Oficinas o Bancos que hayan dado las hipotecas a individuos identificables por asociación. Si existe tal relación, sin duda alguna la encontraremos. -Al menos, hemos encontrado un punto que tal vez pueda brindarnos un punto de partida para esclarecer este misterio. -Dijo el general Clark. -Realmente tenemos un rompecabezas en nuestras manos. -Rompe cabezas es lo que es realmente -Contestó Steve -Pero eso es lo que hacemos mejor en nuestra agencia. En pocos días moveremos millones de archivos, hasta que un claro camino nos conduzca a que cada parte se acomode en el lugar que le pertenece. Si existe un vínculo, lo encontraremos sin ninguna duda. -Dijo con extraordinaria confianza en que los recursos de la Agencia encontrarían los eslabones de la cadena que conducirían al principio de la misma. Mirando a cada uno de los hombres en la oficina, preguntó en forma cortante y directa, especialmente a Anderson y a Ray -Yo puedo establecer un vínculo directo entre los operativos en los diferentes países, especialmente en el nuestro, pero debemos estar seguros antes de elevar un informe al Presidente, de que tenemos en forma inequívoca la lista de países con el mayor porcentaje de posibilidades, no solo por capacidad sin también por estar dispuestos a lanzar un ataque y desaparecer de la faz de la tierra como consecuencia. ¿Creen ustedes que hay uno o varios países capaces de asumir ese riesgo? ¿Han visto ustedes en sus observaciones, o por la vigilancia de los satélites, movimientos masivos de tierra construyendo refugios que podían usarse como protección para la radiación producida por cualquier clase de ataque nuclear? -¡No! Nada en absoluto -Contestaron casi al unísono. -Volvemos a la paradoja. -Interrumpió la profesora -Nada que indique un ataque atómico. El espíritu de sacrificio de las masas de radicales religiosos, no puede incluir a los políticos con espíritu de propio sacrificio. Eso no tiene sentido. -Vamos a efectuar un rápido análisis –Continuo -Si estudiamos el pasado de… digamos Libia, bajo el Coronel Kadaffi y sus seguidores. Ellos han tenido siempre el sueño de una Pan-África. La unión de los reinos y repúblicas creando una súper Nación del Continente. Sus grandes extensiones y recursos, sin lugar a dudas la convertirían en uno de los grandes poderes del Planeta. -Eso si no se matan en el proceso. -Interrumpió Anthony con una sonrisa compartida por todos. -Como lo ha interpretado Anthony, solo ha sido un sueño, imposible de realizar. Al menos en nuestro siglo, necesitaría un cambio radical de ideas y cultura. Eso es en mi concepto lo que pienso de Libia, un país con muchos sueños, pero poco músculo para lograr grandes objetivos. Sus medios económicos le permitieron comprar tal vez algunos artefactos, pero no adquirir la tecnología para fabricarlos. Personalmente no creo que haya una sola bomba en el país. Pero eso es solamente una educada opinión que debe ser confirmada por Inteligencia. Pakistán, por otra parte –continuó- tiene programas trabajando y además ha provisto a varios países, especialmente Árabes, con la tecnología necesaria para enriquecer el uranio a la graduación necesaria para ser utilizado en dispositivos nucleares. Sin embargo, su gobierno es demasiado estable, y al resolver hace unos años sus disputas con India, su belicosidad se ha reducido a niveles mejores que aceptables. Tanto ellos como India, otro gigante con energía atómica, han ingresado en el club, por decirlo así, sujetos a una economía Internacional. Sus únicos problemas eran hasta la presente crisis global, el contener a su población, situación que se ve agravada ahora, naturalmente, pero su solución no sería nunca un loco ataque. Irak -continuó- Desde el principio de siglo, después del último conflicto, está suficientemente supervisado por las Naciones Unidas y nuestro país, como para poder pensar que guarda armas de destrucción masiva, para usar de una manera irresponsable. –Dijo esto con una sonrisa en sus labios, que causó una pequeña carcajada de los hombres en la reunión, ya que hacia referencia a la excusa usada para atacar el País, armas que nunca fueron encontradas. John Anderson se levantó del sillón, mirando su reloj, que marcaba ya las 12:00 en punto, y dirigiéndose al grupo dijo -Profesora Norton, Senador Tower, Teniente General Noble, General Clark, Frank, Steve, Chris, John, Anthony. Quiero agradecer a todos, que hayan tomado el tiempo necesario para atender esta reunión informal. Tanto mi Agencia, como el FBI y Home Security, prepararán un reporte en conjunto en los próximos días, para que pueda informarse al Presidente, de las opciones que hemos encontrado. Pueden estar seguros de que el mismo será uno de los más estudiados desde todos los ángulos posibles. Que no queden dudas acerca de las recomendaciones en él. Si bien es cierto que he informado individualmente a los miembros de esta reunión, quiero establecer las razones por las cuales ustedes han visto hoy entre nosotros, a alguien no directamente empleado por ninguna agencia del gobierno. Pero todos conocen su record de distinguido servicio por muchos años a favor de nuestro país. Es hoy director de Seguridad de una de las más grandes compañías, sino la mayor, de telecomunicaciones en el planeta, juntamente con Industrias de todas clases envueltas en todas las actividades de producción militar, propiedad exclusiva del hombre que hoy todos conocen como el Nuevo Papa. Hasta hace unas semanas un nombre totalmente desconocido por el público, que pasó a ocupar la posición que lo ha convertido en el indiscutido líder de todos los católicos en el Planeta. Sabemos su misión, expresada en su discurso de aceptación, y sabemos la profundidad de su cometido a la misma por el record extraordinario que trae consigo al cargo. Si bien no nos es posible conocer en detalles precisos, qué es lo que está haciendo, sabemos que está usando todos los recursos de la Iglesia Católica, sus influencias comerciales y personales, que son vastísimas, especialmente por su particular historia en el mundo árabe y judío. Nuestros informes nos dan a conocer un extraordinario movimiento de sacerdotes, Palestinos y toda clase de nacionalidades Árabes, tratando de contactar a los extremistas religiosos, para establecer un dialogo que pueda extinguir la mecha de los explosivos que están listos para explotar. -Anderson sabía que no todos, aceptarían la racionalidad de lo que estaba tratando de hacer, pero sabía también que los miembros aceptarían cualquier ayuda para resolver el problema y no cometer una equivocación que causaría un inconcebible daño al planeta. Yo no doy la bienvenida a aficionados en este juego de gato y ratón -Continuó- pero en este caso, primero no tenemos otro recurso, y segundo, debemos reconocer la extraordinaria personalidad de este hombre. Además no me extrañaría que tuviera éxito en donde todo el mundo podría fallar. -Dirigiéndose directamente a Anthony dijo- ¿Crees que estoy equivocado? Tú lo conoces personalmente y no a través de la leyenda, formada a su alrededor. -No John, no estás equivocado. Simón es el hombre que quiero a mi lado en la trinchera. -Dijo Anthony consiguiendo una mirada de aprobación de Chris, Malhamud y Anderson- Pero la verdad es que no sé qué quiere de mí, tengo que verlo en Italia, pero el pedido de 10 hombres de lo más selecto de mi grupo… -Que nos robaste de todos nuestros servicios -Interrumpió Anderson con una amplia sonrisa -Ahora es la oportunidad para pedir un aumento de presupuesto -y como siempre lanzó una sofocada carcajada, a la que Chris y John se unieron aprobando. -Bueno me parece que lo que estoy viendo es la posibilidad de un conflicto de intereses en esto. John, tu sabes que ante esa perspectiva, debería dejar el empleo antes de traicionar la confidencialidad del mismo. -Lo sabemos -Contestó Anderson -Tú sabes que te recibiríamos con los brazos abiertos, si así lo deseas ¿Pero qué propones? - Es muy simple -dijo Anthony -Mañana le informo a Simón, los deseos de cooperación entre nuestros servicios de Inteligencia, y estoy seguro que llegaremos a un acuerdo. -Y continuando -Te diré algo más, me acaban de informar que el Cerebro, el genio en telecomunicaciones y el creador de tus famosos satélites, sale con montones de equipo para Italia, junto con el mejor equipo en Electrónica y Astronomía con que cuenta MTWC. -¡Lo se! –Contestó con su sonrisa habitual -Me lo informaron hace un rato. -Mejor le diré a mi secretaria que mientras estoy aquí, recibiré directamente mi información por tu intermedio -Dijo Anthony moviendo su cabeza. -Sabes que pondré al Cerebro a trabajar en esto y no podrás hacerlo más. -Todos irrumpieron en una alegre carcajada. -Profesora, señores, damos entonces por terminada nuestra pequeña reunión por el día. Chris, John, Anthony, en unos momentos nos traerán algo de comer en nuestro comedor privado. Me gustaría tener el placer de compartirlo con ustedes, para recordar viejos tiempos. Pasen y espérenme allí, mientras despido a nuestros huéspedes. Anthony sabes que te enviamos a Roma. En nuestro 707, 4 motores y dormitorio, tu sueño si mal no recuerdo, dijo estallando en una carcajada seguida por los 3 camaradas. Los tres se dirigieron hacia la puerta que Anderson les indicó, y se encontraron con un agradablemente decorado cuarto de 4 por 5 metros, con una fina mesa de caoba, fino mantel bordado, porcelana Inglesa decorada con el emblema, reproduciendo el famoso sello diseñado para la Agencia en 1950, que decora el piso de la entrada principal, finas copas de cristal, varias pinturas reproducciones de Russell e incluso un bronce de Remington sobre un trozo de la parte superior de una columna griega. Finos paneles de Mahagony en donde plafones de maderas darían una media luz si el comedor fuera usado por las noches. Conociendo el trabajo de la Agencia, los hombres sabían que se utilizaba diariamente para ese propósito y esas largas horas. Los hombres recorrieron con la vista, admirados de las comodidades, cuando de pronto Chris, comienza a reír, sin decir nada y se sentó en una de las finamente tapizadas sillas de la mesa. -¿Qué te sucede? -Le preguntaron ambos. Estaba mirando el arreglo, y que no había nadie en ningún lado -dijo este- ¿A qué les recuerda? -ja ja ja, siguió riendo, ante la cara de asombro de Anthony y John -¿No recuerdan Dusseldorf y la estación de Zurcí? ja ja ja. -¡Cielos! -Exclamaron ambos y Chris continuó -El hotel Franziskamer, que el mafioso Ruso, vació para entrevistarse con Anthony y venderle la información, ja ja ja. No había nadie más que nosotros 4, incluyendo a Daniel Garrido Vidal, el Gallego, los tres haciendo de guarda espaldas tuyos Anthony. En ese preciso momento John Anderson entra al salón y dice -Otra vez con Zurich, jajajajaja, esos días allí con los rusos y la estación, fueron magníficos. -La estación tiene varios pisos, y es lo más parecido a un Shopping Mall que puedes encontrar en una estación de tren, el Cyber café, es un conglomerado de espías, estafadores, ladrones, policías de civil y uniformados. Y tu Anthony traías uno tras otro, no se de dónde los sacabas. ¿Qué sabes de Daniel? Desde que dejó el servicio no he vuelto a saber de el. -Te diré, tiene un casino en Sud América y parece que le va muy bien. -Contestó Anthony- En cuanto pueda tomarme unos días, lo iré a visitar, podremos hacerle saltar la Banca, y obligarlo a ingresar a la Agencia otra vez. -Muy bien Caballeros -Dijo John -¿Qué les parece si nos sentamos y comenzamos? Los cuatro dejaron de preocuparse por los problemas mundiales y se concentraron en los viejos tiempos, ante los T-Bone steaks, con ensaladas y papas fritas, y un delicioso flan con crema, el favorito de todos. Una vez que terminaron el almuerzo, Anthony, propuso caminar hasta el memorial. Podemos rendir tributo a los camaradas que quedaron detrás y no pueden saborear este momento con nosotros. -Buena idea Anthony -Dijo Chris- Tengo unos Romeo y Julieta traídos de Cuba que los podemos fumar allí. -¡Cubanos! -Saltó Anthony -¿Son legales? -¡Claro que NO! -contestó Chris- Por eso propongo destruirlos. ¡Quemarlos a todos!” -De acuerdo. -Dijeron los tres, y miraron a Anderson en una silenciosa pregunta. -Realmente no podría –Dijo -Pero pensándolo bien, ¡qué diablos! el mundo no se detendrá sin mí por unos minutos. -¡Silvia! Voy a salir por media hora, re-arregla mi agenda, estaré en el Memorial. -Si señor -Contestó ésta. El jardín del memorial, se encuentra en una pequeña colina entre el edificio original de la Agencia y el auditorio, siendo uno de los tres lugares que existen como memoriales en los terrenos de la CIA. Uno dedicado a la oficina de Servicios Estratégicos, la Pared de la Memoria y éste, a donde los cuatro se habían dirigido, estaba dedicado a todos los oficiales de inteligencia y contratistas que sirvieron a su patria. Así como los otros monumentos están construidos en mármol, en el confín de las paredes del edificio original, éste usa la belleza natural del entorno, para honrar a aquellos que murieron. Diseñado en 1995 por Sheila Brady asociada a la firma Oehme, Van Sweden y asociados, fue inaugurado en 1996. Para diseñarlo usaron la mayor parte de las plantas naturales del lugar y otras seleccionadas especialmente para realzar la belleza de las existentes todas mezcladas con una formación de piedras que conforman una permanente cascada cayendo entre las rocas a un estanque con peces, proveyendo un lugar de tranquilidad y reflexión para los empleados en Langley. Como siempre lo hacían cuando las circunstancias les brindaba la oportunidad, pasaron unos minutos recordando a aquellos que habían quedado atrás y pensando cuándo alguno de ellos seria el sujeto de la memoria de camaradas vivos tal como lo estaban ahora. Releían la placa de bronce que se encontraba entre las piedras inscripta: “EN RECUERDO A ESOS CUYOS ESFUERZOS HAN SERVIDO A UNA NACION AGRADECIDA.” -Hay muchos que recuerdo hoy, que esta placa marca sus epitafios. -Dijo Anthony con la voz quebrada por unas lágrimas queriendo brotar de sus ojos- Espero que cuando mi día llegue, se reúnan aquí para fumar un habano en mi nombre como lo hacemos ahora por tantos compañeros. ¡A ver Chris, saca esos ilegales vamos a quemarlos!


comparte esta página en: