+
Pedro II El Romano - El Ultimo Papa? - Capítulo XXXIV - La Base de la Montaña - Ya cerca del sitio seleccionado para comenzar el ascenso, la voz de Walter les advirtió de un peligro eminente. Anthony hay una patrulla compuesta de 5 hombres acercándose a ustedes.

La Base de la Montaña


Pedro II El Romano - El Ultimo Papa...?

Capítulo XXXIV

Llegando a la Base de la Montaña

El grupo estaba caminando a buen paso, a pesar de la cantidad de piedras diseminadas por el sendero que seguían, algunas de respetable dimensiones, además de montículos de piedras y arenas, Walter los mantenía al tanto de los obstáculos que encontrarían y la mejor manera de evitarlos.

Ya cerca del sitio seleccionado para comenzar el ascenso, la voz de Walter les advirtió de un peligro eminente. -Anthony hay una patrulla compuesta de 5 hombres acercándose a ustedes, tienen un grupo de grandes rocas al sureste a cien metros del punto donde ustedes se encuentran, las que les puede servir perfectamente para cubrirse, es evidente que la patrulla no cuenta con visión nocturna, ya que se valen de linternas para alumbrar su camino.-

-¡Gracias Walter!- Contesto Anthony con un susurro pero perfectamente audible a través de la sensibilidad del micrófono.- Ya vamos para allá, Oded, Lyn, David, ustedes manténganse en primer plano, si no ofrecen un eminente peligro, dejemos que sigan su camino.- ¡O.K!- contestaron los tres, buscando un punto estratégico para protegerse, mientras el resto del grupo, procedía a ocultarse entre la formación rocosa indicada por Walter. Cuya estructura les permitiría formar una línea de defensa mas apropiada, pero sabían que en caso de ser necesario Lyn, David y Oded, quedaron ocultos en una formación rocosa a 30 metros de distancia y eran más que suficiente para eliminar los cinco hombres que se acercaban, si ello fuera necesario, algo que Anthony no consideraba deseable, ya que podía notarse su falta, y mas hombres serian enviados a investigar.

El grupo mantenía el pequeño visor en la palma de su mano, que les permitía captar las imágenes transmitidas por Walter desde el satélite permanentemente en un punto estacionario a más de Treinta mil metros de altura, con las poderosísimas cámaras que permitía una perfecta visión de lo que ocurría en el sitio. A pesar de la pequeñez de aparato podían observase cinco puntos oscuros y unos rayos de luz alumbrado el sendero que seguían, la despreocupación con que parecían moverse y la luz que proyectaban las linternas, mostraban in equivocadamente que estaban patrullando una zona, la cual no consideraban un lugar desde el cual podían esperar un ataque. La cueva en la cual se encontraba el Papa, estaba localizada en la cima de la montaña, con una plataforma que conducía a la entrada, accesible por un estrecho sendero, hoy solo transitado por animales salvajes y cabras en los tiempos de invierno, donde estos animales buscaban protección y abrigo.- Siglos de desmoronamientos de rocas habían producido que el único lado accesible a la cueva, fuera muy difícil de llegar a la misma, y los otros lados, la casi verticalidad y la roca desnuda de las laderas, hacia que se consideraban un imposible de escalar. Aunque las fotos del satelite, parecian indicar que habia otro acceso el cual se encontraba camuflado, aunque Walter estaba tratando de realizar otras fotografias y ampliando la resolucion para confirmarlo. De todas maneras habia un solo camino haciendo que la línea de defensa del lugar se centralizara en el Valle, donde se encontraba el acceso a la cueva.

Estratégicamente la selección del sitio y la defensa del mismo, en caso de tratar de contener un enemigo que contara con los medios tradicionales para el ataque, era excelente. La estrategia de la defensa se basaba, en la dificultad del terreno, y contaban con la amenaza de asesinar al sumo pontífice, si sus defensas eran superadas por una fuerza superior. Masivo ataque por aire, era imposible de efectuar ya que pondría el peligro la vida del Papa. El silencio de la noche, traía en la brisa, la conversación de la patrulla, Anthony conocía suficientemente árabe, para entender por la conversación entre ellos, que los dirigentes no consideraban este sector peligroso, ya que tenían una barrera natural de defensa, que impedía el acceso al valle, donde el grueso de las tropas se encontraba.

La patrulla fumo unos cigarrillos, los hombres efectuaron sus necesidades fisiológicas y emprendieron el regreso a sus posiciones en el valle. Una vez que los vieron alejarse Anthony espero 10 minutos antes de ordenar el proseguir hasta la montaña que a pesar de su poca altura, se elevaba impresionante a pesar de la tenue claridad de la noche. La marcha fue rápida, tratando de ganar la media hora perdida con la patrulla. A las 12:10, estaban contemplando la montaña desde el punto que comenzaría la escalación, y a pesar de no ser una de las mayores montañas, la verticalidad de la roca desnuda, desde el punto en que se encontraban parecería elevarse hasta el infinito. El tipo de escalamiento a efectuar, es extremadamente peligroso durante el día, pero en una noche de poca claridad lunar, se convertía en un juego de azar, con muy pocas probabilidades de suceso Anthony y Susan, permanecieron a más de cien metros de la base de la montaña, observando detenidamente con los binoculares infrarrojos cada detalle de las paredes verticales, confirmando las imágenes provistas por walter que tenían grabadas en sus mentes. La exactitud con que pudieran recordar cada detalle podía significar la diferencia entre la vida y la muerte en la escalacion.

¿Qué piensas?-pregunto Anthony apretando la mano de Susan, tratando que su voz sonara optimista tratando de infundir confianza. Es como comer un pastel de manzana, un tanto complicado por la hora en que debemos hacerlo, pero no es lo más difícil que he escalado.- ¡Eso pienso yo también!-Dijo Anthony con tono positivo y continuo.- Vamos a poner manos a la obra, no falta mucho para el amanecer.- Tomando las manos de Susan entre las de él permaneció unos minutos mirándola en los ojos, y abrazándola unieron sus labios besándose apasionadamente por casi 5 minutos, hasta que Susana finalmente se separo diciendo.- ¡Tanto tiempo perdido!- ¡Si! Pero lo recuperaremos.-

¡Bueno, vamos y terminemos esto cuanto antes!-dijo Susan y tomando la mano de Anthony caminaron rápidamente hacia el punto de ascensión, donde ya se encontraba el resto del grupo. Al llegar, todo el equipo estaba preparado para la persona que escalaría la montaña, mas de mil metros de extra fino cordel de extra resistencia, que se llevaría a la plataforma y seria arrojada para subir la larga y pesada cuerda anudada, una vez en sus manos y asegurada será usada para que los demás treparan la peligrosa ladera. Susan y Anthony, miraron el equipo y se miraron mutuamente, por unos minutos, lo mismo que el grupo, atento a los acontecimientos, hasta que Susan rompiendo el silencio pregunto - ¿Quién subirá? ¡Anthony tomando una fuerte bocanada de aire, contesto-¡El mejor!, déjame ayudarte con el equipo.- ¡Gracias!- Dijo Susana y dándole un rápido beso en los labios, ante la mirada sonriente de todos los del grupo, satisfechos con el resultado de la decisión. Inmediatamente ayudada por Anthony, comenzó a colectar el equipo y ajustándolo a sus ropas y cinturón preparado especialmente para recibir los instrumentos.

¿Quieres decir algo mas?- Pregunto Anthony, mientras Susan tomaba un largo trago de agua de la botella que este le tendió.- Bien entonces déjame ponerte esta mordaza, lo siento mi amor, pero si algo falla, no podemos dejarles saber. ¡Lo se!- Dijo Susana y dejo que se le pusiera la fuerte cinta de contacto que evitaría que saliera un sonido de su boca en caso de caer.- Para romper la tensión del momento Anthony le dijo -¡AHORA SI, ERES LA MUJER PERFECTA! A lo que Susana hizo un gesto con la mano para golpearlo en la mandíbula, mientras el grupo reía del comentario y la abrazaron en forma sucesiva deseándole la mejor suerte, a lo que Susan contestaba con el pulgar de la mano derecha levantado.

Susan dio vuelta enfrentando la pared y con un ágil salto, sus fuertes manos alcanzaron una saliente, con ágiles, rápidos y seguros movimientos se elevo rápidamente varios metros, sus acciones serian comparables a la facilidad con que una bailarina clásica caminaría sobre el escenario. Anthony se dirigió al lugar que habían estado con Susana observando la montaña y discutiendo la ruta que debería tomarse, y concentro sus binoculares en la figura que como una araña humana avanzaba en forma lenta pero rítmica y segura. El no poder usar los clavos y el martillo o la pistola con una carga para penetrar los amarres para ir asegurando las sogas, hacían su ascenso sumamente peligroso, sabía que no había otra mejor en el mundo, pero no podía dejar de sentirse temeroso, que cada movimiento podía fallar.- ¡Walter! - susurro en el micrófono

Aquí estoy Anthony.- Contestó, Susan comenzó el ascenso.- Lo se Anthony, tengo las cámaras en ella, la estamos siguiendo pulgada por pulgada.- Y agrego-No te preocupes Anthony, no hay mejor que ella en el mundo. Si alguien puede hacerlo es ella. ¡Lo sé! Estoy transmitiendo las imágenes al Pentágono y la CIA, todos están allí, tengo 10 cámaras en la Guardia Suiza, la Caballería y ustedes. Hay 5 en Susan. Gracias Walter. Por nada.

El ascenso de los primeros metros no causo a Susana ninguna dificultad, la noche era un factor desconocido, a pesar de los lentes nocturnos los objetos parecían tener diferente estructura, y el no poder asegurar sogas de seguridad era un riesgo que jamás había experimentado, a pesar de que ello la hacia proceder con extra cuidado. Sabia que ello reducía la rapidez del ascenso, pero eso no la preocupaba ya que lo único importante era llegar a la plataforma. Sin embargo y pese al peligro al mismo tiempo un nuevo desafío excitante, hacia circular la adrenalina en sus venas, mientras sus dedos se introducían en pequeñas rajaduras en las rocas, esas diferencias causadas por miles de años de viento, hielo y las aguas han formado y se encontraban hoy, exactamente en el lugar exacto para que ella pudiera afirmar sus dedos y elevar metro por metro su cuerpo para cumplir su misión, escalando esa pared, pensó…..No hay casualidades, cada indentación estaba preparada para recibir mis dedos y mis manos, miles de años antes de nacer

Tomo un descanso por unos minutos aprovechando una pequeña plataforma entre una rajaduras de la rocas que formaron una diferencia entre ellas lo suficiente para apoyar sus pies completamente y asi descansar las tensiones de los músculos de su espalda, llevaba mas de una hora y su organismo comenzaba a sentir no solo el cansancio físico del esfuerzo, pero también el temor de no poder cumplir con su misión. En una escalacion común, el atleta es solo responsable por si mismo y su fallo o suceso solo afecta una persona. En este caso llevaba en sus hombros y sus manos, el futuro de la humanidad como la conocemos. Moviendo su cabeza en negación, desecho totalmente los pensamientos negativos recitando en su mente como mantra, “! NO DEBO FALLAR Y NO FALLARÉ!” ¡Susana!....!Susana!- resonó en sus oídos la voz de Walter- En unos pocos metros, apenas diez, tienes una plataforma bastante amplia para descansar, con un amplio receso entre las rocas no solo para poner tus pies pero también sentarte, y desde allí tienes 173 metros a la plataforma, ya has cumplido mas de la mitad de tu ascenso.- Tan pronto Walter termino de comunicarse, la voz de Anthony le dijo- -Estas ascendiendo como un ángel.-

Tal vez esté ascendiendo como un ángel, pero sin alas, pensó, pero como Richard III, quisiera gritar, tomándome una libertad en William Shakespeare”My kingdom for a drink of water”, esta maldita cinta que tengo por mordaza me esta matando. Sacudía su cabeza queriendo negar con ese acto todo pensamiento que no fuera la escalacion de la montaña, en pocos minutos estuvo en la plataforma, que no solo tenia el medio metro mencionado por Walter pero una rajadura que penetraba unos metros dentro de la ladera. Lo cual le pareció como el gran hall de la Scala de Milán, sacarse la cinta plástica de su boca, y beber de su cantimplora lentamente el agua que tanto necesitaba, y se recostó de espaldas unos minutos estirando sus cansados músculos, Diez minutos después, se encontraba totalmente recuperada, aunque sin mucho entusiasmo se colocó la cinta en su boca, sabia que era necesario no sin antes en un susurro enviar un mensaje al grupo diciendo que en una hora los vería a todos en la cima.

Nuevamente con renovados ánimos comenzó a buscar las ranuras y salientes en las rocas para continuar su ascenso. Mientras tanto Anthony con sus binoculares observaba cada centímetro y sufría por cada movimiento que Susan efectuaba, y sus músculos estaban doloridos por la tensión causada por sus nervios. Lentamente unos 35 metros de distancia del punto final al alcanzar un saliente en la roca, y efectuar presión sobre él para probar su solidez, el mismo se desprendió cayendo pareciendo a ella y el grupo como un trueno, en el silencio del desierto. Susan se mantuvo inmóvil sosteniendo su respiración. Afortunadamente era una reacción exagerada, ya que desprendimiento de pequeñas rocas eran una situación común en las montañas, y los árabes allí no eran extraños a esos pequeños sonidos, de desprendimientos que ocurrían frecuentemente.

Walter le aseguro que el sonido no había causado ningún movimiento en los hombres cuidando Su Santidad El Papa. Asegurada, continuo el ascenso, mientras Walter le transmitía a ella y la network de los hombres en el campo y El Pentágono y CIA, En el Pentágono entre otros se encontraban el General Noble y otros miembros del Estado Mayor, junto con John Anderson, y en unas horas se esperaba el Presidente Luna, al que se le informaba continuamente de la operación. Walter continuaba informando la distancia que faltaba para alcanzar la base de la cueva. 30 metros para la plataforma 25 metros 22 metros

La mano de Susana se estiro para alcanzar una roca sobresaliendo de la paredes, bajo su presión la misma quedó en sus manos, levanto su vista y con la roca en su mano, movió su mano en un gesto de arrojarla varias veces, para prevenir a los que se encontraban en el pie de la montaña y la arrojo con suficiente fuerza para que cayera unos metros de distancia. Una vez hecho esto, trato de buscar la indentación en la roca, que le permitiera afirmar sus dedos, pero lo que encontró fue una ínfima indentación con los cantos redondeados, los cuales hacían imposible usarla como punto de apoyo.

Anthony con sus binoculares, observaba impotente el dilema en que se encontraba Susana, sin hallar una solución que le permitiera continuar el ascenso. Esa era la más complicada parte de la escalacion, ya que era una pared con una pronunciada inclinación que permitió durante milenios correr el agua y la nieve, erradicando la mayor parte de pertuberancias. Las existentes eran justamente las necesarias y en base a ello, había decidido tomar esa ruta. Las otras, le hubieran costado mucho mas tiempo de escalacion poniendo en peligro la misión. Podía ver que su próximo punto de apoyo, estaba a más de 40 centímetros del alcance de su mano izquierda y no tenía medios para apoyarse y sostenerse para alcanzarla.

El descender lo necesario para tomar otra ruta, le haría perder mas de dos o tres horas, lo que era inaceptable para el cumplimiento de la misión, Descender y esperar hasta la próxima noche, era inaceptable también. Proseguir con el rescate en esas circunstancias significaba la perdida del elemento de sorpresa y numerosas vidas, dejando a los terroristas la opción de asesinar al Papa. Anthony y Walter, vieron como la mano de Susana se dirigía a su cinturas donde tenia las varios instrumentos necesarios en una escalacion, tomo un pequeño martillo con unos 15 centímetros de empuñadura, desprendió el botón de ajuste…….. 1SUSAN, ¡NO! - gritaron Anthony y Walter al mismo tiempo.- Aborta la misión, no intentes nada por favor... Walter agrego.- Susan espera unos minutos déjanos pensar otras opciones.- La mordaza le impidió contestar, pero ella sabia que era la única decisión que podía tomar, y siguió haciendo lo que había comenzado.

Afirmo sus pies en las cravaces de la roca, sosteniéndose en la punta de los mismos, se encogió todo lo que pudo, dos veces tratando de ganar impulso y salto con toda la fuerza de sus piernas, extendió su mano izquierda sosteniendo el martillo cuando ceso el ascenso logrado por el salto su cuerpo comenzó a deslizarse por la roca, que le parecieron a ella y Anthony, lo mismo que los observadores en el Pentágono como una eternidad. Finalmente sintió un fuerte tirón en su brazo, y supo que había logrado su objetivo, sabiendo lo que debía hacer, elevo su cuerpo con su brazo izquierdo y su mano derecha logro encontrar una fisura que le permitió elevar sus pies hasta encontrar el apoyo necesario que sabia estaba allí. Permaneció unos momentos respirando fuertemente, mientras escuchaba las recriminaciones y las felicitaciones por su acto de valor e increíble precisión. Susan no paso mucho tiempo descansando en sus laureles, solo una veintena de metros la separaban de su meta, los cuales pudo escalar en unos minutos, subiendo a la plataforma una vez que Walter le aseguro que no había ningún terrorista cerca del lugar que ella ocuparía.

Una vez en la plataforma, saco el rollo de cuerda extra fina que llevaba en sus hombros y asegurando entre dos rocas el cordel con el pequeño ancla de Titanio, lo lanzo al espacio, el peso agregado al cordel en su parte final, lo dirigiría inmediatamente a la base de la montaña.

Cuatro sogas con nudos para escalacion fueron atadas a la cuerda enviada por Susana y esta comenzó inmediatamente a subir el cordel con su carga. Una vez en sus manos desplegó los anclas de Titanio colocándolas entre las rocas que considero firmes, informando de esto al grupo, Anthony, Lin y Oded comenzaron a subir rápidamente por las sogas, sujetas desde la superficie, por Francis, Jerry y Mark mientras David, ponía un paquete de 5 carabinas envueltas en una bolsa protectora de caucho, para evitar algún sonido mientras eran elevadas, paquete que Susana se apresuro a subir, las mismas llegaron casi al mismo tiempo que los hombres que tomaron posiciones mientras Fred, George, Lionel, las armas, y el resto del grupo los siguieron.


comparte esta página en: