+
Pedro II El Romano - El Ultimo Papa? - Capítulo XIX - En La Casa Blanca - John Anderson, el senador Tower, el Teniente General Noble, Lidia Norton y Tom Sledge, se encontraban esa inusual fría mañana de Agosto en la antesala de la oficina Oval del Presidente de los Estados Unidos en la Casa Blanca.

En La Casa Blanca


Pedro II El Romano - El Ultimo Papa...?

Capítulo XIX

En La Casa Blanca

John Anderson, el senador Tower, el Teniente General Noble, Lidia Norton y Tom Sledge, se encontraban esa inusual fría mañana de Agosto en la antesala de la oficina Oval del Presidente de los Estados Unidos en la Casa Blanca.

El Presidente George Luna los había citado a las 0700 horas, así que para las 0500, estaban todos en la highway, rumbo a 1600………Ave. Siguiendo a los camiones Municipales que estaban durante toda la noche, volcando arena en las calles, para impedir la congelación de las mismas, haciendo aun más peligrosas, las calles de Washington de lo que habitualmente eran. Los cambios climáticos habían hecho que nevadas y hielos aparecieran inesperadamente a pesar que se encontraban en lo que habitualmente eran los meses de primavera y verano. Afortunadamente ninguno de ellos había sufrido una demora.

Jennifer, la hermana del Presidente Luna y su secretaria al mismo tiempo, les había informado que también se encontraría presente para la reunión Adriane Saint Marie, la vice presidenta, la cual junto al Secretario de Estado Richard Melo, se encontraban en conferencia con el Presidente desde las 0600, también el Secretario de Finanzas, William Sparrow. A las 0700 en punto, sin esperar ninguna indicación del Presidente luna, Jennifer se levanto de su escritorio, abriendo las puertas del despacho para hacer entrar a los invitados a la reunión.

El presidente era conocido por su estricta puntualidad, era un rumor en la casa Blanca, que el observatorio Naval, tomaba la hora por el Timex del Presidente. -Señores, buenos días! Espero que traigan buenas noticias con ustedes-dijo alegremente el presidente y continuo.-No se ustedes, pero no me es fácil acostumbrarme a estos cambios del tiempo, espero que nuestros científicos puedan en corto plazo traernos un clima al menos previsible... -Señor Presidente-dijo Anderson-la única buena noticia que puedo darle es que No tenemos malas noticias!-

El Presidente bien conocido por su buen humor y jovialidad aun en las situaciones mas difíciles, jamás perdía la calma y sonriendo contesto-Si pueden traerme estas noticias todos los días hasta el final de mi termino como presidente, Creo que estaríamos mas que satisfechos, dijo mirando a Adriane y los dos Secretarios, quienes asintieron con una amplia sonrisa.-

Poniéndose serio pregunto- ¿Hay indicios de un ataque o la posibilidad de uno? -No señor Presidente! Lo que tenemos es la existencia de una conspiración comenzada hace mas de 15 años, con la masiva infiltración de personas del Medio Este bajo la cobertura de un gran numero de Fundaciones de ayuda para la relocación de familias e individuos, brindándoles dinero, Hipotecas a largos plazos a intereses muy convenientes. Hemos podido seguir el trazo de los capitales usados para este propósito. Pero también hemos podido descubrir, que un gran numero de esos desplazamientos de personas, no son o fueron todas, parte de la conspiración, un porcentaje de ellos, eran o son legítimos refugiados.

Estamos tratando de ver cuales son unos y los otros. -John-pregunto William Sparrow- ¿Dices que has podido trazar el origen de los fondos es algo que podamos hacer para lograr una amplia investigación de esos Bancos? -Señor Secretario-contesto-los fondos han salido de un pequeño conjunto de Bancos privados pequeños, pero los orígenes de esos fondos, se pierden en una nebulosa de un gran numero de personas, cuyos dueños son testaferros, sobre los cuales tenemos una buena idea de sus identidades, pero no tenemos las pruebas suficientes.

Además no es ningún crimen ayudar a relocar una persona o varias familias, y si bien es cierto, hay un gran número de llamadas telefónicas y comunicaciones por Internet, nadie ha cometido nada que pueda considerarse ilegal, para merecer un arresto. Todos estos individuos una gran parte de ellos, ya ciudadanos de nuestro país, se encuentran desde hace años viviendo en las mismas localidades, sin tener una boleta de trafico.

-John, ¿tienen ustedes identificado a todos aquellos que son considerados operativos de los países Islámicos? -Hay un gran número identificados, como refugiados, con la ayuda de las fundaciones que sospechamos los han implantado en las diferentes áreas, Señora Vicepresidenta, ahora, cuales son Refugiados, y cuales son operativos, no tenemos siquiera una idea.

-¿Podemos detenerlos, una vez que sean identificados? -Señora Vice-Presidenta, -contesto Tom Sledge- Nuestras leyes, creadas durante la ternura del Presidente George W. Bush, en respuesta al ataque de las torres gemelas, nos permite detener a cualquiera que se sospeche, un peligro para la seguridad Nacional, aun sin las suficiente evidencias. Y este es un caso, que creo debemos hacer uso de esa prerrogativa que nos dan las leyes creadas en esos años.-

-Realmente Tom, esa es una ley a la cual me gustaría ver desaparecer de nuestros libros-Interfirió el Presidente- Están en contra de los básicos fundamentos en los cuales nuestro País fue creado y sobrevivió por 200 años como ejemplo del Mundo. -Pero Señor Presidente!- intento interrumpir. -Déjame continuar Tom!- exclamo un tanto irritado el Presidente- El hecho que no me guste personalmente, no puedo menos que comprender la necesidad del Presidente Bush de insistir en su pasaje por el Congreso.

No quiero decir que enfrentado en la necesidad de salvar a mi País, con sus 300 millones de habitantes no considerare e implementare cuantos medios se encuentren en nuestras manos, cuando sea necesario. -Gracias Señor Presidente!- -¿Alguien a tenido alguna comunicación con el Papa?-pregunto el Presidente – -No directamente-contesto john Anderson,- Pero si he tenido contacto con Anthony Góngora, el mismo me ha asegurado que tendremos toda la información y colaboración necesaria de la Santa Sede.

Sabemos que esperan que el Papa se reúna con ciertos operativos en la Isla de Creta, para así concretar las reuniones con el más alto nivel del grupo terrorista.

Con el Teniente General Noble, hemos arreglado que uno de los aviones privados de las industrias del Papa, aterrice en una de nuestras bases Navales en la Isla y llevado de incógnito a Iraklion. -¿No hay otra forma de hacer esto?-Pregunto preocupado el Presidente-La vida del Papa se encuentra en gran peligro- -Tiene los mejores hombres del mundo, para protegerlo señor Presidente –contesto Anderson-pero él insiste que debe ser la persona quien asista a esas reuniones para infundir la necesaria confianza de la otra parte. -Es indudablemente un gran hombre-exclamo la Vicepresidenta-y no esta atado a ninguna convencionalidad, una vez que ha tomado una decisión, no hay nada ni nadie que pueda convencerlo de no hacerlo. Recuerdo cuando trajo su perrita a Wall Street, y se sentaba con el en todas las reuniones, y usaba el mas aristocrático club de golf de New York para sus necesidades. Ahora la tiene corriendo por todo el Palacio del Vaticano.

No solo es un personaje pintoresco, pero de gran valor, impecable visión y una gran conciencia Cristiana. -Yo ya he expuesto mi opinión acerca del Papa, en privado y en público, decir algo más, seria repeticioso y no servirían al propósito de esta reunión.-dijo la profesora Norton.

-Señoras, Señores, hay alguien mas que tengan algo que agregar-dijo el presidente, ante el silencio de los presentes agrego-Bien Señores, la próxima semana, tengo una importante reunión con el grupo de los 7, pienso aprovechar la oportunidad para felicitar al Papa, y tener una conversación con el, creo que ello ayudara aun mas a resolver nuestros problemas. Necesito de ustedes los informes pertinentes en mi oficina en dos días.-Agrego dirigiéndose al grupo- Hay algún problema.- -Ninguno Señor Presidente.-Contesto John Anderson mientras los demás asentían con su cabeza.


comparte esta página en: