+
Pedro II El Romano - El Ultimo Papa? - Capítulo XX - El Presidente - La Pista de aterrizaje en el Aeropuerto Leonardo da Vinci, más conocido por los romanos como Fiumicino, debido a la localidad donde el mismo se encuentra. Estaba rodeada de guardias de la policía Italiana y miembros del servicio secreto Norteamericano.

El Presidente


Pedro II El Romano - El Ultimo Papa...?

Capítulo XX

El Presidente de Estados Unidos en Roma

La Pista de aterrizaje en el Aeropuerto Leonardo da Vinci, más conocido por los romanos como Fiumicino, debido a la localidad donde el mismo se encuentra. Estaba rodeada de guardias de la policía Italiana y miembros del servicio secreto Norteamericano. En unos pocos minutos Air Force 1, El avión 747, conduciendo la primera familia de los Estados Unidos, regresando de Munich, donde el Presidente Americano, Jorge Luna, había asistido a la conferencia económica del grupo de los 7 estaba por aterrizar.

La hora de llegada era totalmente inusual, 0700 horas pero obedecía a los deseos del presidente que quería atender la misa con su familia en la iglesia de Santo Tomas de Villanova, diseñada por Bernini. A corta distancia del Castillo donde pasaría Sábado y Domingo, antes de regresar el Lunes a los Estados Unidos.

El presidente y familia, Su esposa Sol, (Soledad), Jennifer, su hermana y secretaria privada y sus dos niños George y Noelia, habían aprovechado la visita oficial a Alemania y principalmente la visita de dos días al nuevo Papa, para pasar el fin de semana en Castel Gandolfo.

A pesar que la visita fue arreglada apresuradamente El primer ministro su esposa y miembros del gabinete se encontraban en el Aeropuerto para saludar al los distinguidos visitantes.

No era la primera vez que un mandatario Norteamericano, visitaba Castel Gandolfo El líder estadounidense George W. Bush y su esposa, Laura Bush, visitaron el palacio en julio del 2001 y Juan Pablo II les ofreció un recorrido por el edificio y sus alrededores. Juan Pablo también recibió a amigos de su Polonia natal en la residencia, cuyas tierras incluyen una granja de 24 hectáreas con vacas lecheras. Una alfombra roja se había preparado para recibir los huéspedes y al final de ella una carpa con sillas para escuchar unas palabras de bienvenida de Alberto Luciani, el Primer Ministro y la respuesta del Presidente.

Una vez que el 747 se detuvo en la pista de aterrizaje y las escaleras móviles se acercaron a la aeronave, las puertas de la misma se abrieron, dos agentes del servicio secreto descendieron rápidamente ocupando sus posiciones a cada lado de la misma en la pista.

En dos líneas dejando libre la alfombra, se alinearon los dignatarios Italianos y sus esposas y algunos miembros de su familia, que al descender el presidente su esposa y niños fueron efusivamente recibidos por el Primer ministro y su esposa.

Luciani y Luna, dejaron a sus esposas seguirlos, mientras el primer ministro introducía los miembros del gabinete y otros dignatarios del Ejército la marina y el congreso al matrimonio Americano .Minutos después de las formalidades todos siguieron los mandatarios debajo de la temporaria carpa preparada para recibir los huéspedes. Diez líneas de sillas alineadas en doble grupo de cuatro con un amplio corredor estaban preparadas para recibir, los huéspedes a la ceremonia rápidamente tomaron asiento los 40 dignatarios, entre los que se encontraban varios embajadores incluidos Robert Young, de los Estados Unidos.

Cinco profesores de la universidad donde George Luna, paso 3 años recibiendo un doctorado en ciencias Económicas pusieron una nota emotiva en la recepción. Por supuestos se encontraban allí, los periodistas americanos que viajaban con el Presidente, y los de la prensa internacional y la televisión. El primer ministro Luciani, y el presidente tomaron su lugar frente a las laternas y micrófonos en el podio. Comenzando el primer ministro. -Señor Presidente, señora y señores, es un alto honor para mi el recibir en nuestra Italia, un presidente de los Estados Unidos de América, y esta ocasión es mas especial, porque el hombre investido con ese titulo, ha vivido por años en nuestra patria, aprendiendo nuestra lengua y nuestras costumbres y recibiendo un Doctorado con excepcionales calificaciones.

Varios de sus compañeros están hoy aquí, distinguidos miembros de nuestra sociedad y algunos de sus exprofesores. Honrando con ello los deseos de sus ascendientes que salieron del Puerto de Nápoles, desde la ciudad de Badolato Marina y Badolato Superior en Regio Calabria, Aquí conoció a la que hoy es su esposa Soledad Martíns.-Dijo, dándose vuelta y señalando a Sol, y en Roma contrajeron matrimonio.

Hoy regresando al país de sus raices, como Líder del Mundo Libre, pone un sentimiento de tremendo orgullo, en el pecho de cada italiano. Señor Presidente, Señora Soledad, Bienvenidos a Roma, Gracias. Un estrenduoso aplauso siguió las palabras del Primer ministro, mientras el Presidente estrechaba su mano, y le daba un sincero abrazo. Todos los asistentes estaban de pie, aplaudiendo con fervor las palabras del primer ministro, que expresaban los sentimientos de todos los presentes y seguramente de todos los italianos en el país. Uno de ellos, regresando triunfador revindicaba todos aquellos Italianos que salieron a conquistar América un día, rompiendo las tierras incultivados, moldeando el acero en las plantas siderurgias, ayudando en síntesis a crear un nuevo mundo. George Luna, después de esperar unos minutos que se acabaran los aplausos a las palabras del primer ministro, comenzó diciendo en perfecto italiano.

-Señor Primer Ministro, funcionarios Oficiales, Señora, Señores, Me siento humildemente halagado por esta recepción que me han hecho a mi familia y a mi, la cual acepto en el nombre de los Estados Unidos de Norte América a la que represento. Y estoy seguro mis antecesores estarían contentos que uno de sus descendientes haya llegado a esta posición, pero no debemos olvidar que los Italianos, salieron en multitudes a conquistar las Amèricas, y la mayor parte lo consiguieron con honestidad y trabajo. Los nombres en las guía de teléfono desde Argentina a Canadá, parecería ser una copia de las de Roma yo he tenido la gran fortuna que mis padres y abuelos me inculcaran el amor a ésta patria, que sin ser la mía, llevo en la sangre, como bien dijo el señor Primer Ministro tengo mucho que agradecer, mi existencia, y el haber conocido aquí a mi extraordinaria compañera y esposa, y el recibimiento que siempre he recibido en éste país.

Recuerdo mi bisabuelo contarme la historia de un cantor y compositor Italiano americano Nicola Paone en la primera mitad del siglo XX posiblemente no famoso hoy y su nombre no recodado por la historia, pero tenia una canción que cantaba las odas de los inmigrantes en todas las tierras que cuando se veian se decian Hue, Hue, HUE paisano…HUE paisano come estai, la Italia e piccolina e hay gente in cuantida, e´cuesta e la rovina che non se poi campar, cuando encuentre un Italiano, estrinyere la mano e dile: Hue paisano, Hue paisano come estai.

Un espontáneo y vibrante aplauso con la gente de pie por 10 minutos no dejo continuar hablando al Presidente. Cuando finalmente pudo calmar las personas atendiendo la reunión. La historia de Estados Unidos.-Continuo.- siendo un país fundado por Inmigrantes, a los cuales debe su grandeza, se encuentra lleno de anécdotas y aventuras de las gentes de los pueblos que llegaron a sus costas, y con su esfuerzo y dedicación contribuyeron a crear el americano de hoy. Con la cultura, las tradiciones y el amor a la tierra de sus mayores y la adoptiva.

Donde miremos en América, vemos los rastros y las impresiones que dejaran plasmadas en sus calles, edificios carreteras, aquellos venidos de otras tierras. Cuando estéis en América, pasad por el Congreso de los Estados Unidos, es el edificio mas importante de la Nación, en él veréis la obra de un gran artista Italiano Constantino Brummidi, sus murales del tipo Renacimiento y reminicentes de Pompeya, adornan la mayoría del Congreso desde 1854 a 1879, 25 años paso Brummidi, pintando diariamente en el símbolo de la democracia Americana. Si me permiten no podía dejar hoy que me encuentro entre ustedes aquí, de pagar respecto a este gran país, cuyos hijos, llevaron por el mundo la semilla de su gran nación, y tanto el Cantor como el artista, el granjero, panadero y los muchos mas que contribuyeron a la formación de América, desde los hielos de la antártica, a los glaciales del Polo Norte.- Nuevamente el presidente fue interrumpido por el aplauso emocionado de los huéspedes, una vez atenuado el aplauso continuo.-

-Todos conocen la situación del mundo hoy, y no tratare de decirle que la misma tendrá una solución fácil, Necesitamos el mundo unido, como no lo ha estado nunca, para que con el esfuerzo individual, se cree una fuerza que no pueda ser vencida. Las catástrofes naturales que nos han sacudidos en este siglo, por la ignorancia con que tratamos nuestro planeta, todavía puede ser solucionado con el trabajo de todos.

Yo y mis otros colegas estamos creando la unión de capitales para ayudar los países mas azotados por esos fenómenos, consecuencias del abuso a que hemos sometido por años a nuestro planeta. En unos pocos meses, nuestros planes estarán listos para la implementación de medidas y los capitales necesarios serán puestos a disposición de los países que tanto lo necesitan.

Tenemos de una vez por todas, eliminar la pobreza y la desigualdad entre las razas humanas del mundo. Quería que supieran antes de dejarlos para entrevistarme con su santidad Pedro II, que puedan contar con nuestro país, para superar los problemas que nos afectan. Muchas Gracias. A pesar de que estas últimas palabras no generaron la reacción del anterior aplauso, lo fueron suficientemente calurosas, el mundo esta cansado de palabras y los hechos por norma general no seguían las promesas, y a pesar de no dudaban del hombre que las estaba pronunciando ahora. No eran fáciles de creer a pie juntillas. Al terminarse los actos, el Presidente y su familia y 4 agentes secretos acompañados por el primer ministro y se esposa, se dirigieron a un Helicóptero de la fuerza Aérea Italiana, que los llevaría a Castel Gandolfo un corto viaje que no llevaría mas de 20 minutos..-

Precisamente en ese lapso de tiempo, el helicóptero estaba circunnavegando el poblado de Castel Gandolfo el cual se apreciaba en su totalidad desde las alturas, mostrando el trazado medieval de sus calles y los techos de tejas cerámicas rojas, un tanto descolorida por el pasar de los siglos, aparecían contrastes de algunas secciones de rojo vibrante en los techados, por la necesidad de haber reemplazado algunas. Pero en general presentaba el mismo aspecto que tenían desde el día que fueron construidos. El castillo era la estructura mas alta del poblado, con sus magníficos jardines y la espectacular vista al Lago y el mar distante,- El piloto en continua comunicación con los operativos del servicio secreto en la residencia le dieron la confirmación de aterrizaje y el aparato se poso suavemente en el Heliport del Castillo.

Los operativos americanos corrieron bajando la cabeza hasta aproximarse al Helicóptero, manteniendo la puerta abierta, por donde inmediatamente bajaron los agentes secretos seguidos por los niños y Soledad, por último el presidente.

En contra todo protocolo, su Santidad, se encontraba a presente para recibir el Presidente, en contra del consejo de todas los servicios de seguridad, los cuales ya se estaban acostumbrando que antes los deseos del Papa, no había suficiente fuerza en la tierra para oponerse. El papa beso a los niños y soledad, ya que los conocía de recepciones en la Casa Blanca, estrecho firmemente la mano del presidente una vez que este besara su anillo, seguido por un efusivo abrazo. -Espero que hayan disfrutado de su viaje.- Dijo el Papa.- -A sido magnifico su Santidad dijo Soledad, además queríamos que los niños conocieran un poco de la Italia que tanto queremos, Por años George ha estado en la campaña para obtener la Presidencia y no era fácil salir del País en vacaciones. -Ya tendrán tiempo mas adelante dentro de 6 años.- -Eso si gano las elecciones en dos años, su Santidad.- intercedió el Presidente.- -Quien podrá competir contigo, hijo mío.- -Muchos su Santidad.-

-El señor sabe a quien necesita en esa oficina, y sin lugar a dudas eres tú.- y continúo.- permítanme de hacer que el mayordomo les indique sus habitaciones, tienen una hora para alcanzar la misa de once, que querían atender, después nos encontraremos a las 12:30 para el almuerzo, en el comedor del Castillo.-

-

Inmediatamente después de llegar de la misa, el almuerzo fue servido en el puntoso comedor, miembros del servicio secreto acompañaron a la primera Dama estadounidense, Jennifer y los niños, para una visita a los alrededores y compra de recuerdos. Mientras el Papa y el presidente caminaron hasta los magníficos jardines, desde donde sentados en la veranda del palacio, podían tener una interrumpida vista del lago y el algo más distante Mar tirreno.

Su Santidad.-Comenzó el Presidente.- Quiero personalmente a pesar de haberlo hecho oficialmente, felicitarlo por haber asumido el cargo mas alto de la tierra, quiero decirle que mi familia y yo, que lo conocemos por muchos años, y hemos tenido el honor de contar con su amistad, creemos que el señor ha tenido una decisiva intervención para elegir el mejor hombre para este cargo.

Querido Jorge.- dijo el Papa.- Gracias , muchas gracias, espero que tengas razón, tu y yo tenemos una difícil posición, todos los días, rezo para que se me conceda la sabiduría necesaria, para poder llevar a cabo, el deber que tengo para llevar a cabo la obra del señor. Mi jefe de seguridad, esta en contacto con tus jefes militares y la CIA. Trabajando para lograr que podamos razonar con los elementos que quieren destruir el mundo tal como es hoy. -Su santidad.-Interrumpió el presidente.- todos mis departamentos han sido instruidos que inmediato acceso se debe brindar a toda consulta y pedido de ayuda, a los miembros del Vaticano.- -Lo se George lo se.-contesto el Papa -Lo que no queremos su santidad es que usted arriesgue su valiosa vida y en lo posible sean sus emisarios quienes conduzcan los peligrosos viajes que se prepara a efectuar.- -La naturaleza de los mismos George.-Continuo el Papa.-hacen imposible ser conducidos por secretarios o emisarios.- -¿Hay alguna indicación de la naturaleza del proyectado ataque? ¿O alguna indicación de la fecha, algo mas del 2 de Noviembre.- Continuo el presidente.- -No George, mis conversaciones e inteligencia en el problema, sostienen como una imposibilidad, el hecho que alguna Nación, quiera intentar el lanzamiento de un solo proyectil con una arma atómica. Saben que la retaliación seria inmediata y letal. No tiene sentido, pero acciones de mas convencionales ataques, son imposibles de realizar, a menos que estén en poder de algo que sea totalmente imprevisible.

-Tengo trabajando en esto.-Continuo el Presidente.- a las mejores cabezas de las fuerzas Armadas de nuestro País y los sectores de Inteligencia, y todos se encuentran en un callejón sin salida, tratando de encontrar una respuesta. -George.-Interrumpió el Papa.- Posiblemente tenga yo mas suerte que tus servicios de inteligencia de contactar, la cumbre del grupo terrorista.- Sabe Usted quien es.- Pregunto el Presidente.

-Tengo mis sospechas, pero solamente una idea, sin valor alguno, se que es un hombre al cual se lo respeta con la veneración nunca vista en Islam, como si fuera la re-encarnación del mismo Profeta Mahoma. A sus órdenes, seguramente mil millones de creyentes marcharan a la muerte sin vacilación alguna, o se aferraran a la Paz del mundo con igual celo.

Para lograr el gol que necesitamos, debo poder actuar con el convencimiento que puedo ofrecer una general amnistía a todos los integrantes de los grupos terroristas. Para ello debo hablar representando las Naciones de la tierra, con la autoridad y consentimiento. -Su santidad, tiene usted la lista de los delitos cometidos por cada Organización que quiere establecer Perdones.- -George, tal vez la suma de los crímenes serán enormes, y horrorosos, pero la alternativa de no estar en condiciones de ofrecer un perdón general, pueden ser de proporciones inmensas, y constituir el fin de la civilización como la conocemos.-Dijo el Papa, con visible emoción en su voz.-Al estudiar el problema, piensa que los crímenes han sido cometidos, piensa en los que se salvaran si perdonamos. Aquellos que han cometido los crímenes, tienen una alta autoridad ante quien se encontraran y deberán responder.

-Santo Padre.-contesto el Presidente.- Puedo comprender su punto de vista, tratare que los miembros del congreso puedan comprenderlo, pero si lo consigo, debe hacer saber a esos grupos, que la amnistía solo se daría una vez, y que el rompimiento de la paz por sus partes, daría lugar a una casería implacable de los culpables. Y los miembros culpables de esos crímenes, serian desterrados por vida a sus países de origen. -Nadie podría pedir mas.-Contesto el Papa.- -Su santidad, todos los recursos en mis manos de los estados Unidos están a su servicio, para ayudarlo en su monumental trabajo.

Dia y noche, yo estoy a su servicio, ya hay ordenes en la Casa blanca de pasarme su llamada veinticuatro horas al día.


comparte esta página en: