+
Pedro II El Romano - El Ultimo Papa? - Capítulo XLIV - Chiquitita y el Papa - Mientras Chiquitita corría hacia la plataforma en la montaña, los 30 Jeeps y 3 Hummvees, disparando con las armas instaladas en los vehículos 66 ametralladoras pesadas y 51 DPMS LR 308 t.308, que unidas a los 20 FN de los hombres de John, resultaba una abrumadora fuerza de ataque.

Chiquitita y el Papa


Pedro II El Romano - El Ultimo Papa...?

Capítulo XLIV

Chiquitita y el Papa

Mientras Chiquitita corría hacia la plataforma en la montaña, los 30 Jeeps y 3 Hummvees, disparando con las armas instaladas en los vehículos 66 ametralladoras pesadas y 51 DPMS LR 308 t.308, que unidas a los 20 FN de los hombres de John, resultaba una abrumadora fuerza de ataque. Después de 15 minutos de regar de balas con intermitente fuego combinado, las posiciones enemigas, apenas podían contestar el fuego.

En la plataforma, Anthony y el grupo, solo podían limitarse a observar, ya que su posición no era la ideal para ayudar con sus armas, el Papa había salido de la cueva, a pesar de las protestas de Anthony que quería mantenerlo en la seguridad de la misma, pero no era fácil convencer a su Santidad una vez que había decidido lo que hacer, igualmente el grupo formaba una barrera, para salvaguardo delante de él.

Chiquitita jadeante por el esfuerzo de la empinada cuesta llegó al tope de la plataforma deteniéndose un momento a descansar desde la cima de una piedras y vio al grupo objeto de su búsqueda, su Santidad Pedro II, mientras se preparaba para bajar por las rocas para encontrarse con él, pudo ver que detrás de su Santidad, saliendo por detrás de las rocas, una figura con un puñal en la mano derecha, se acercaba despaciosamente para atacarlo.

Sin vacilar un instante con un extraordinario salto Chiquitita pareció volar en el espacio con sus fauces abiertas mostrando una perfecta dentadura y en unos segundos cerró sus mandíbulas con una extraordinaria presión sobre el brazo de la figura, quién dejo caer el puñal, con un grito de tremendo dolor mientras perdía el equilibrio tropezando con las piedras y caía al vacío. El Papa al sentir el grito del árabe detrás de él lo mismo que los demás miembros del grupo, vieron como el árabe aun con Chiquitita prendida de su brazo caían por el borde de la plataforma.

¡CHIQUITITA!.- Gritó el Papa desesperadamente...

Todos corrieron hacia el lugar dónde cayeron. Lyn, quién llegó primero al lugar, exclamó

-Están en una saliente, allí debajo, Chiquitita todavía tiene al terrorista sosteniéndolo por sus mandíbulas apretadas en su brazo tienes sus patas haciendo palanca en las rocas, para no dejarlo escapar. Pero no creo que pueda soportar por mucho tiempo el cuerpo del terrorista.

Rápidamente con su mirada recorrió el lugar, viendo que todavía algunas de las sogas con que subieron hasta la plataforma se encontraban aseguradas, tomo una, probó rápidamente su resistencia y gritó:

David, Lionel, yo me ocupo de Chiquitita,… alguno de ustedes del hijo de perra.- mientras se lanzaba sin vacilar al vacío. En segundos estaba en la saliente, sujetando a Chiquitita, y tomando el jovencito del brazo que lo tenía aferrado la perra. A pesar de estar inconsciente un gemido de dolor se escapo de su boca, cuando Lyn apretó con un férreo apretón al brazo que mostraba el blanco del hueso, donde Chiquitita había clavado los fuertes dientes de su mandíbula, desgarrando el brazo por el peso del cuerpo colgando de las mandíbulas de Chiquitita, el brazo sangraba profusamente, fueron solamente unos pocos minutos, ya que la figura de Lionel se hizo presente. Dejando a Lyn libre para atender la perrita.

Desde la plataforma todo el grupo estaba atento a Lyn, quien ya en la saliente de la roca a unos cinco metros debajo de la plataforma, sujetaba en sus brazos a la perrita, y Lionel había tomado con un brazo al árabe por su cintura el cual parecía inconsciente por la herida producida por las mandíbulas del animal, y los golpes sufridos en la caída. Lionel depositó al joven árabe sobre la saliente, puso una soga debajo de sus brazos, y aviso a Anthony que lo elevaran. Miro con visible desprecio al jovencito, no podría tener mas que 15 años, y ya tanto odio había en su corazón. Como podría el mundo, terminar con la actitud prevalerte en toda una generación que una tras otra, se transmitía el poderoso deseo de eliminar a una parte de la población del planeta.

Con una mezcla de desprecio y rapidez, pidió que llamaran a los enfermeros para que lo atendieran. Dos del equipo médico habían ascendido la ladera, con las indicaciones dadas por Walter y se encontraban en la plataforma, atendiendo a los árabes que el grupo había neutralizado. Después de todo Lionel era un hombre con corazón y un perfecto caballero aún en la batalla…cuando podía.-

Una improvisada camilla fue preparada atando dos de las cuerdas, a una de las frazadas de la cueva, y bajada rápidamente para acomodar a Chiquitita, la cual fue alzada con gran cuidado por Anthony y Oded. Todo esto fue seguido por dos cámaras que Walter dedico a la operación, cuya imágenes fueron transmitidas por toda la Network y recibidas con el aplauso de todos los que se encontraban en el Pentágono y la CIA.

-¡Walter! – Rugió el general Noble.-! Cual es el estado de Chiquitita! -General.- Contesto Walter, por los reportes que tengo parece estar bien, dolorida si, por los golpes y algunas cortaduras, pero pronto podrá ser vista por los médicos. -En todo caso enviaremos un helicóptero por ella.- dijo el General Noble.- tenemos el Portaviones Presidente Clinton en el Mediterráneo cerca de la costa de Chipre, donde puede ser atendida. Bien que se lo merece…

-Lo haré saber a Anthony, gracias General.-

-Ni lo menciones.-

Una vez Chiquitita en manos del grupo, con el Papa a su lado, al cual Chiquitita a pesar de estar acostada sin poder incorporarse por el evidente dolor que sufría, no paraba de lamerle sus manos.

La camilla fue nuevamente enviada y el árabe puesto en ella siendo ascendida a la plataforma, donde sus heridas fueron desinfectadas, especialmente la mordedura que mostraba los huesos al descubierto. Lyn le inyecto un antibiótico, y un sedante para el dolor; y le hizo un torniquete para evitar la continua perdida de sangre, que brotaba también por las otras heridas del cuerpo y el rostro, ocurridas por la caída y el rozar contra las rocas. En cierta forma fue lo que salvó su vida, ya que amortiguando los golpes a Chiquitita, ésta pudo mantenerlo sujeto con sus poderosas mandíbulas, al igual que Lionel, ella también se comportaba como una dama, aún en el medio de la batalla!

Los poderosos motores de los dos Bradleys, que hicieron su aparición en la entrada del Valle dirigiéndose inmediatamente donde los motociclistas y la guardia suiza, tenía a los terroristas atrapados en las paredes de la ladera de la montaña. Los terroristas, atrincherados, protegidos por las rocas y salientes, se defendían perfectamente, pero la provisión de municiones, no era suficiente para mantener sus posiciones por un mucho mas largo periodo de tiempo.

Alberto y su regimiento, habían anulado toda oposición y retenían una gran cantidad de prisioneros. Todos aquellos que no habían podido, llegar a la base de la montaña y protegerse en las laderas, habían tenido que rendirse, por la falta de un concertado plan de defensa, a un ataque totalmente inesperado y formulado tan rápidamente.

Los esfuerzos combinados de John y sus hombres, Thomas con sus Guardias y con la Gendarmería, cuyo concentrado fuego y lanza granadas, habían dejado al enemigo incapaz de asomar sus narices detrás de las piedras para contestar el fuego, a que eran sometidos. Los dos tanques tomaron posición frente a las laderas con una distancia entre ellos de unos 50 metros, sus turritas comenzaron a moverse lentamente en un arco y sus cañones de……..Mm. comenzaron al unísono a lanzar una carga después de la otra, no solo produciendo un sonido infernal, pero haciendo que la tierra vibrara con cada cañonazo. Diez minutos de fuego concentrado de las ametralladoras, desde los vehículos de las fuerzas combinadas y las posiciones entre las rocas de John y sus hombres, y los Gurkas desde las posiciones de altura. Completamente desmoralizaron los terroristas, lo que aprovecharon John y sus hombres de intentar corriendo con sus armas a tomar las posiciones enemigas, ni un tiro fue disparado, ya que el enemigo tiro sus armas y levantaron sus brazos rindiéndose inmediatamente.

Minutos luego, salían con sus manos en alto, seguidos por John, Jersey y los demás, contratistas, que a pesar del cansancio y el peligro pasado, se podía ver en ellos el dibujo de una pequeña sonrisa en sus labios. Satisfechos del trabajo realizado, sin perder ningún camarada en la batalla. Rápidamente establecieron un perímetro, donde reunieron los prisioneros que luego de revisados cuidadosamente por armas ocultas, eran conducidos al lugar donde esperarían la decisión de su futuro. Los vehículos hicieron varios viajas hasta las aeronaves, trayendo los alambrados de púas para rodear el perímetro y tanques de agua potable para las necesidades de los prisioneros, bajo los ojos vigilantes de la gendarmería letrinas fueron excavadas, unos ciento cincuenta prisioneros se encontraban en custodia 70 muertos en el ataque, y unos 100 heridos. Las fuerzas del Vaticano, no sufrieron muertes pero 25 hombres de la caballería resultaron con heridas las que estaban siendo tratadas. El sol se estaba elevando detrás de las montañas, tiñendo de rojos y amarillos el cielo, empujando los negros azulados que habían predominado hasta ahora. El campo de batalla estaba, completamente cubierto de fragmentos, parte de armas y rocas muchas impregnadas del marrón rojizo característico de la sangre seca, diseminadas por todo el entorno. El lugar se encontraba con un movimiento de personal extraordinario, varias duchas portables se habían instalado, conectadas a varios camiones tanques que habían incluido en los transportes al área. Una carpa especial con todas las facilidades sanitarias estaba siendo erigida para albergar su Santidad el Papa, la cual se estaban preparando los guardias e instalando los aparatos telefónicos, computadoras, mesas y escritorios. Los sacerdotes, Fabián, Leopoldo y el Cardenal Gallelli, se encontraban preparando todos los papeles y acomodaciones, esperando que su Santidad llegara en pocos minutos. Todo había sido numerado, con un indeleble marquer y fotografiada de todos los ángulos, incluido los mapas y relojes que se encontraban enfrente de cada una.

El trabajo que estaba siendo llevado a cabo por los miembros de su Team, ya que no quisieron confiar a nadie, el proceso de hacerlo y empacar los componentes con el mayor cuidado. Pese a las protestas de Lyn, que decía que.-“si había querido ser oficinista hubiera aplicado para ello” El ruido de los motores de John y sus motocicletas, interrumpió lo que posiblemente hubiera sido una pelea entre Lyn y Anthony, afortunadamente para Anthony éste pensó, eran pocas las discusiones que éste había ganado cuando se enredaba en una discusión verbal con ella. Así que aprovecho que èsta se encontraba en el cuidadoso desmonte de las computadoras en la cueva, y salio del cuarto para ir a recibir a los hombres que estaba esperando. Al salir de la sala de Computadoras, se encontró que ya John y parte de sus hombres se encontraban en el cuarto de aspecto miserable que habian alojado al Papa, inmediatamente le tendió la mano a John seguido por un fuerte abrazo.- Mirando a los hombres, con un simulado fuerte acento Australiano dijo.- Good Morning Mates, how abut we put some shrimps on the Barby.- -Good idea mate.- contestaron con una fuerte carcajada, que Anthony nunca supo si era por su falso acento o festejando su broma.- Teniendo a John por el brazo, y dirigiéndose otra vez a los hombres que estaban alrededor, les dijo.- Sin broma alguna amigos míos, quiero agradecer a John y cada uno de ustedes que pusieron su vida en la línea, para llevar a cabo esta misión que parecía imposible de completar en el tiempo que la hicieron, de parte de su Santidad el Papa, que ya les agradecerá a cada uno personalmente reciban nuestro agradecimiento de todo corazón. Just doing our job, Mate.- dijeron varios a la vez y otros aprobando con un movimiento afirmativo de sus cabezas. -No esperaba menos.-Dijo Anthony y agrego, ¡Síganme! Y Se dirigió hacia la entrada disimulada para las oficinas, que fueron el objeto de silbidos y expresiones de admiración y asombro por parte del grupo que no esperaban encontrar tanto lujo y confort, especialmente después de ver las facilidades donde se había retenido al Papa.

-Necesitamos transportar esto a Castel Gandolfo para que Walter y sus hombres traten de encontrar que los que estos terroristas pensaban hacer, asi que siendo lo único que tenemos que puedan darnos una pista, debe ser cuidado como un bebe, en una hora, deben estar todas estas maquinas y papeles en un Hércules, las pondremos en 2 Hummvees a prueba de balas y quiero que le brindéis protección hasta que el C-130 este rumbo a Italia.- -Tú sabes que no habrá problema Anthony- Dijo John con la afirmación del grupo.- -Síganme.- Dijo Anthony.- Les daré una tour por las facilidades, todavía faltan desarmar algunos puestos de trabajo, pero los que están les darán una idea de cómo se encontraba este lugar unas horas atrás. – Las últimas cinco estaciones, no habian sido tocadas y estaban en el proceso de ser fotografiadas.-Como ustedes pueden ver los lugares de trabajo son individuales y separados por unas mamparas de vidrio, constan de un escritorio regular y uno para la computadora, frente a ella se encuentran 4 relojes digitales que conectados a una antena digital en la cima de la montaña recibe los impulsos horarios del reloj atómico de Colorado, en los Estados Unidos. Frente al regula escritorio se encentra un mapamundi, con franjas en diferentes colores mostrando las horas en cada respectivo país, frente a la computadora se encuentran, los mapas en mayor escala de lo que suponemos, son las áreas destinadas a cada computadora, otra vez, con los colores codificados de las horas en cada zona. Además cuentan con una serie de pequeñas luces de diferentes colores, marcando las ciudades y poblados, al parecer están codificadas de acuerdo a la cantidad de habitantes, o la cantidad de operativos en ellas. Ya que ciudades como Tokio, New York, Mexico, Londres, Paris tienen un color, Dallas Houston, Marsella, otro y pequeños poblados otros colores. -Que es lo que quiere decir todo eso Anthony.- Pregunto John.- -Realmente John.-Contestó.-No lo se, y ruego a Dios que Walter pueda encontrar la respuesta.- -Hey, Anthony, que es estructura metálica que están instalando debajo.- -Ah… la has visto, estaba escondida entre las rocas, pero es una rampa para alcanzar la parte de el sendero que fue trabajado por los buldózer para alcanzar la cueva con vehículos. Has visto que para subir por el terreno natural, es un tanto difícil, solo una cabra….-se detuvo un momento y continuo con una sonrisa.-y… un motociclista pueden subir cómodos, por allí.- Y retiro su cabeza justo antes que John le tirara un puñetazo ante las risas de todos. -¡Anthony! -Pregunto Terry Holt, el mas joven de los miembros del grupo de John, Delgado y mas de 1,90 de alto de bien modeladas facciones y piel blanquísimo casi albino, con sus ojos azules claros y su pelo totalmente amarillo.-Si tenían todo esto aquí, como se atrevieron a traer al Papa, a este lugar.-

-Es una buena pregunta, y me la he preguntado muchas veces desde que descubrimos este lugar.-hizo una breve pausa, como juntando sus pensamientos y prosiguió.-Esto es una operación que lleva mas de 20 años en el proceso de realización, sin una equivocación. Supongo primeramente que ellos se sentían bien seguros, y es donde cometieron el primer error, Segundo, El sitio parecía inexpugnable por la pared vertical, tercero teniendo el Papa en la cueva, aunque los descubrieran tenían una pieza de suma importancia en el juego, el sitio con el Papa no se podía bombardear, las tropas en el valle, impedirían la entrada, y no olviden que la cueva estaba llena de explosivos que Odet, quito los alambres que los conectaban, esto hubiera volado a los quintos infiernos. La cantidad de explosivos que sacamos de la cueva, suman cientos de kilos, ello nos dice la importancia que le daban al contenido de la cueva. Por ello es que hemos tenido tanto cuidado, tanto en fotografiar cada elemento, numerarlo y empaquetarlo, y transportado rodeado con la mayor seguridad posible. -No contaban con Susan, jajajaajajaj.- Dijo John. -Exacto, la verdad es que muy pocos podían subir esa pared.-Contesto Anthony.

Mientras ellos conversaban y recorrían alguno de los túneles que no sabían donde llevaban, y que no se encontraba nadie, excepto el jovencito que ataco al Papa. Ya que todos los hombres habian sido llevados al valle para preparar las trincheras y el camuflaje, para proteger el lugar. En varios minutos escucharon el ruido de los motores de los Hummvees que llegaban a cargar las cajas, la rampa había sido armada y era siendo usada.

Una vez los dos vehículos totalmente cargados, salieron las primeras 10 motocicletas al frente y el resto siguiéndolos, al pasar por la estructura pre-fabricada John no pudo menos que admirar la ingeniería usada en la construcción, como se adaptaba perfectamente a una plataforma rocosa que recibía la parte superior de la estructura, con las columnas de soporte, desarmables que podían ser transportadas fácilmente y ensambladas con herramientas especiales que se encontraban en las cajas convenientemente escondidas entre las piedras.

Antes de salir del valle la caravana adopto la formación de seguridad, haciendo que una motocicleta al frente, dos siguiéndola a 3 metros con otras dos a la misma distancia, lo mismo detrás del último Hummvee y el resto a los costados de los vehículos.

Demoraron solo 20 minutos para llegar al lugar donde se encontraban los Hércules, y ya estaba el C-130 que transportaría los vehículos con su carga, listo para despegar con los motores en marcha, con el escuadrón de Gurkas con armamento completo escoltando el aparato.

Una vez los vehículos ascendieron por la rampa y los miembros de la tripulación aseguraron los mismos, cerraron la rampa, que servia de puerta trasera del aparato, y en pocos minutos, después de un corto correteaje por la improvisada pista, ahora limpia de las piedras que se encontraban al llegar, después de una pasada con las buldózer, el C-30 Hércules, levanto vuelo y se perdió en horizonte.


comparte esta página en: