+
Pedro II El Romano - El Ultimo Papa? - Capítulo I - Cerca de Roma - El viento y la lluvia, golpeaban con inusitada furia al jinete y su caballo a todo galope por la pavimentada Vía Apia.

Cerca de Roma


Pedro II El Romano - El Ultimo Papa...?

Capítulo I

En el año de Nuestro Señor 1139

El viento y la lluvia, golpeaban con inusitada furia, al jinete y su caballo a todo galope por la pavimentada vía Apia.

Muchos siglos después de que el Imperio que la construyo, y extendiera sus brazos por todo el mundo conocido de la antigüedad, la perfección de su construcción permitía, después de la desaparición del mismo, que la carretera fuera usada todavía para aquellos que necesitaran llegar a Roma.

Los relámpagos y rayos se sucedían sin cesar y el firmamento obscurecido por negras nubes y fuertes tormentas, cobraba una fantasmagórica escena, con las luces producidas por los elementos.

Los pinos y otras plantas que se encontraban a los lados de la carretera proyectaban, al reflejos de las luces que como gigantescos látigos azotaban el firmamento, extrañas sombras al paso del jinete, a consecuencia de las luces azuladas que se repetían sin cesar como si fueran demonios ansiosos de capturar aquel que se aventuraba en ese amanecer por los dominios de las criaturas de la noche.

Malaquias, estaba cabalgando hacia mas de una hora, y sus vestiduras estaban totalmente mojadas, lo mismo que su cuerpo y su espesa barba roja.’ Ya que la caperuza con que cubría su cabeza y parte de su rostro, estaba totalmente empapada.

De vez en cuando, introducía sus manos dentro de sus vestiduras para asegurarse que el envoltorio de cueros que llevaba colgado de sus hombros, debajo de su robe, se encontraba a salvo. Su mente se encontraba ocupada pensando en las circunstancias que lo habían traído a Roma, y la misión en que ahora se encontraba.

A pesar de la lluvia y el viento, el rítmico galope del caballo resonando en los adoquines de la vía Apia. Su mente repasaba los hechos que lo traían a esta madrugada, tratando de alcanzar sin demora alguna la ciudad de Roma. Recordaba claramente su salida del suelo Ingles.


comparte esta página en: