+
Instantes - Capítulo IX - Pláticas de Dios y del Diablo - Pasaban poco más de las 10 de la noche cuando el Comandante Héctor llegaba al tan controversial y ahora muy solicitado por todos Hospital Angeles.

Pláticas de Dios y del Diablo


Instantes

Capítulo IX

Pláticas de Dios y del Diablo

Pasaban poco más de las 10 de la noche cuando el comandante Héctor llegaba al tan controversial y ahora muy solicitado por todos hospital Ángeles, no tardaron un par de reporteros en identificar su carro, e inmediatamente, como abejas sobre la miel, se amontonaron sobre él, era casi imposible dirigirse a la entrada del hospital donde un cuerpo de seguridad privada lo estaba esperando para escoltarlo a la zona restringida donde dormían los Anglés, entre empujones y seudodeclaraciones por parte de Héctor, caminó los quince metros más congestionados de su vida, hasta la entrada; ya adentro del hospital, el doctor Gutiérrez, lo llevó personalmente a la zona restringida, donde una multitud, de familiares, yacía ahí como una especie de batallón, en espera de órdenes a ejecutar; su presencia no fue nada bien vista, todo mudo , le echaba en cara que encontrara al asesino, que por favor , hiciera su trabajo; tan quisquillosa  es esa gente rica, que ya sabían que Héctor no había estado en la ciudad por un par de días,  lo cuál fue objeto de múltiples reclamos y ofensas; sin embargo, una vez más una voz desde el cielo lo vino a salvar en esta ocasión, era Leonor, quien estaba también ahí presente, calmó a la gente con una facilidad increíble como quien calma a un caballo brioso , que se va a desbocar. Así, dulcemente, y con una sonrisa tan ligera, tan suave, lo saludó a él y al doctor Gutiérrez, sin perder las formas y costumbres, no faltó el beso de educación en la mejilla del comandante de la policía. Héctor estaba atónito con todo lo que pasaba, era un mar de pensamientos, pues estaba frente la potencial asesina de su hermano, y se le veía a ella tan tranquila, tan bien peinada, tan educada, su traje reluciente, parece que esa persona solo es capaz de cortar una planta, como el hecho más ruín que pudiera hacer durante su vida. Su candor y presencia podían tirar en un santiamén cualquier sospecha de muerte que ella hubiera realizado, en esos momentos entre la forma en que Leonor calmaba a la gente y lo saludaba, se le venían a la mente, los fragmentos del Diario de Valeria, como era posible, que tan angelical mujer, de tan hermosa figura, fuera capaz de matar a alguien, recordaba lo que su hermano le había comentado a Valeria, que estando con ella, parecía que la fuerza se le iba, que no podía contradecirla, era enigmático estar junto de ella.

-Señor comandante en jefe, que bueno que nos visita.- Agregó Leonor.

-Sí claro, su  nombre es disculpe.- fingió Héctor.

-Que torpeza, de mi parte disculpe usted, he sido muy descortés, no tuve la amabilidad de presentarme, me llamo Leonor de Ibarra Castilla, esposa del líder obrero Ibarra.

-Es un placer el conocer a tan distinguida dama- afirmó Héctor con hipocresía.

-Le agradezco su gesto , es todo un caballero, disculpe señor, sabe algo nuevo de las investigaciones.

-He de serle sincero con usted señora, estamos atorados con el caso , no hay pistas , no hay huellas, no hay rastros químicos, el doctor Gutiérrez, ya me dio un informe detallado y no hay nada que ayude a encontrar al culpable. Parece que ha sido obra de un espíritu quien realizó esto. Aprovechando , me gustaría darle el pésame , aunque un poco tarde por lo de su hija, apenas me enteré que falleció poco tiempo atrás, la verdad es que yo estaba de vacaciones y no tuve el gusto de conocerla, siendo usted una persona tan importante, debía haber estado presente.

-Señor…..

-Dígame Héctor.

-Señor Héctor, no tiene de que disculparse, yo se que mi hija, está en las mejores manos ahora, en las del señor, él la cuidará mejor que yo inclusive, ha de estar rodeada de ángeles celestiales, que están cubriéndola como se merece, porque ella fue muy buena, mientras estuvo aquí en la tierra, ella fue de lo mejor, un gran deportista, estudiante, amiga , hermana, hija, fue de lo mejor, la verdad, he de confesarle que me duele; me costó tanto embarazarme por primera vez; además, ella era mi única hija, bueno en cuanto a sexo se refiere porque tengo un hijo varón el más chico, como le decía me duele que se haya ido mi única hija, tenía tantos sueños para ella, quería dejarle mi forma de actuar, mi forma de ser, de cómo se tenía que comportar, toda la educación que mi madre me dio de cómo debe ser una dama, quería que la tuviera ella en especial; pero dios es justo , dios es bueno , dios sabe porque hace las cosas así.

-La veo con una gran entereza señora, la admiro mucho.- aunque Héctor sabía que el tipo de legado educacional que le dejaría a su hija, hubiese sido un legado de hipocresía, muerte y engaños.

-La verdad es que después de verla sufrir, por tantos meses de agónico tratamiento, nuestro desgaste emocional ya era mucho tanto de ella como nosotros, tenía un tumor maligno en el cerebro, y pues creció rápidamente, hasta finalmente la mató.

-Siento mucho escuchar estas palabras señora, pero, una vez más le reitero mi admiración por verla en este hospital después de tan trágico suceso.

-Gracias , señor Héctor, pero si dios nos mandó acá para vivir en este bello paraíso, lo más que puedo ayudar a mi prójimo es apoyándolo en estos momentos de tanta necesidad.

-Que bueno que piense así señora Leonor.

En esos momentos muy oportunamente, Laura, se estaba comunicando al celular de Héctor.

-Me disculpa señora, me hablan de la oficina, le agradezco su tiempo.

-Sí señor descuide.

Rápidamente, Héctor salió corriendo de la sala de espera para dirigirse al elevador y poder contestar su teléfono móvil.

-Si, Laura, dime que sucede.

-Señor tenía razón, la familia Cabrera está llena de propiedades ¡Y que propiedades! la mayoría de ellas asciende en avaluos, por más de 4 millones, y los familiares tienen ingresos, por no más de 5 mil.

-mmm , todo eso está bien, pero no es suficiente, como va lo del caso que te dije del señor Ricardo Gil.

-Puse a cuatro investigadores a recorrer toda la ciudad, basureros, parques, todo lo fuera posible con tal de encontrarlo, pero hasta ahorita es muy poco tiempo y no han podido dar con nada, señor disculpe ¿Porqué es tan importante este cuerpo, que tiene algo que ver con el caso “Ángeles dormidos”?

-Quizás sea la pieza faltante del rompecabezas.

Héctor sabe que si hayan ese cuerpo y contiene algún indicio que involucre a Leonor en el caso, el comandante estaría en posición de poder registrar su hogar en busca de algo que la incrimine con el caso “Ángeles dormidos” también,  todo depende de un cuerpo. No obstante, por otra parte un cuerpo tampoco es suficiente para que Leonor sea acusada, aunque encontrara pelo de Leonor, o algún indicio, su esposo es muy influyente y podría hechar todo el caso atrás, e inclusive, la carrera de Héctor como policía estaría en peligro, si hay un error , un solo error,  sería fatal para él, el comandante sabe que una pieza en falso todo su futuro podría estar en riesgo; además, muy pronto será padre y sus movimientos tienen que estar muy bien calculados, por eso Héctor ha dedicado a investigar en las últimas 24 horas todos los movimientos bancarios realizados por Leonor o por Carmina Cabrera, ya que como quedó demostrado, utiliza aún su viejo apellido para esconder todas sus propiedades y las de su esposo y así enmascarar un poco su opulenta, pero manchada vida.  Después de revisar y revisar , Héctor se da cuenta de algo curioso, Carmina Cabrera aún está viva, bueno económicamente viva, encontró dos cuentas bancarias, en cajas de ahorro, donde tienen poco movimiento, pero si un muy selecto lugar de operaciones transaccionales, donde Carmina Cabrera invertía.  Había compras en Brasil, Holanda, Noruega, Venezuela, Sudáfrica, todas hechas a compañías que se dedican a los invernaderos y ventas de plantas medicinales. Ahora tiene todo un poco más de sentido, pero tampoco es suficiente, tiene que haber algo más.  Han sido días difíciles para Héctor, no ha ido a casa, se la vive metido intentando resolver el caso; entre mal comidas y pasadas, esa luz sobre la pista de inversiones dinero en plantas medicinales puede ser una pieza más del rompecabezas, y  así después de seguir y seguir indagando Héctor encuentra otra compra misteriosa realizada en España de venenos de víboras con uso medicinal, Lachesis trigonochepalus, strophantus ispidus, crotalus horridus. El rompe cabezas tiene mas forma, se le ve una figura más legible; sin embargo  ¿Cómo se enlaza todo esto?, como tener una base más sólida, para decir que ella les dio algo a los chicos a beber, ella bien se puede escudar que son plantas y venenos con fines personales y medicinales con este argumento todo se vendría abajo, ya que él bien sabe que no tiene una prueba donde diga que estas compras fueron utilizadas para fines perjudiciales. ¿Cómo hacerle, como ligarla?

-Señor, lamento interrumpirlo, pero ya encontraron el cuerpo de Ricardo Gil, y no solo eso, efectivamente  hay huellas sobre su cuello que marcan un claro estrangulamiento y algo de cabello en su ropa y adivine de quien es el propietario de dicho cabello y huellas dactilares, no me lo va a creer.- apuntó Laura.

-Déjeme adivinar, es de Leonor Castilla.- contestaba Héctor con firmeza.

-¿Cómo lo supo señor?                                  

-Ya sabes, mi olfato de policía después de tantos años, es capaz de oler a través de la más fina máscara de inocencia.

-Mira tengo una lista, de plantas y venenos de serpientes comprados por Carmina Cabrera, ella y Leonor son la misma persona,  dile al médico forense que trate de encontrar algo que relacione la muerte del señor Gil con estas plantas de favor.

-Señor pero no se si eso sea posible, pero ……..

-Disculpen que los interrumpa, tiene  una llamada Jefe Héctor, es del forense.

-Gracias oficial Julia, ahorita la tomo.

-Habla Héctor, quien habla.

-Soy Pedro Domínguez, médico forense, creo que debería venir para aca el cuerpo que encontramos, tiene una expresión muy conocida de morir. El doctor Gutiérrez ya viene para acá.

-En seguida voy para allá, pero antes le va a hacer llegar un fax mi asistente con una lista de plantas y venenos, que quiero por favor me investigue si tienen algo que ver con la muerte de este señor.

-Me temo que quizás eso sea algo imposible señor, el cuerpo tiene ya varios días en el agua donde lo encontraron, aunque no está por demás que usted me faxee lo que me dice.

-Se lo agradecería muchísimo doctor, voy en camino, intente hacer cuanta prueba sea necesaria, este cuerpo inerte y la comprobación del envenenamiento que supongo, de ser ciertas serían la llave que abre los secretos del caso “Ángeles dormidos”

Así, al colgar el teléfono, Héctor, está casi seguro de que tiene en sus manos a Leonor, de tener éxito la investigación, no solo encontraría a la asesina de 30 jóvenes, sino que también vengaría la muerte de su hermano. Leonor fué una criminal casi perfecta, tiene una imagen social limpia, no tiene antecedentes penales, tiene un gran porte y educación,  es una gran líder de muchas asociaciones de beneficencia, dirige programas contra la lucha de tumores cerebrales como murió su hija. Aunque por otro lado está Carmina Cabrera su lado obscuro del cual  se cambió de nombre, apellido, borró sus huellas de su pasado, encubrió sus compras misteriosas con su vieja identidad, sus propiedades ilícitas las escondió bajo la sábana de la familia Cabrera; sin embargo  aunque Héctor bien sabe que por más astucia que tenga un criminal no hay crimen perfecto.


comparte esta página en: