+
Instantes - Capítulo XI - En el país de los muertos - Héctor se encontró parado, y a su alrededor, un gran bosque verde, con hojas de forma hexagonal, algo muy curioso de ese lugar. Además, los troncos de los árboles estaban fuertes, ningún rastro de plaga o vejez.

En el país de los muertos


Instantes

Capítulo XI

En el país de los muertos  

Desde hace tiempo una de las grandes interrogantes del hombre es ¿Qué hay más allá de la vida? Nadie puede responder con exactitud a esta pregunta, se tendría que estar muerto y volver a vivir, para poder saber que es en verdad lo que pasa después,  quizás, en las plantas se encuentre más que un delirio, una puerta abierta que permita explorar otras dimensiones de forma metódica, algo a lo que Héctor, experimentó después de haber ingerido valerosamente la solución que Leonor le había preparado, por instantes creyó , que caía únicamente en un pozo sin fin, escenas y pedazos de su vida, le ocupaban la visión mientras el caía sin cesar,  ¿Dónde estoy? Se alcanzaba a preguntar, aunque no sabía que pasaba, la sensación de paz, lo inundaba, no tenía presiones de trabajo, no sentía la necesidad de comer o beber, simplemente era una  hoja que caía en un abismo. Súbitamente, la gravedad comenzó a sentirse diferente, de momento Héctor se encontró parado, y a su alrededor, un gran bosque verde, con hojas de forma hexagonal, algo muy curioso de ese lugar. Además, los troncos de los árboles estaban fuertes, ningún rastro de plaga o vejez por aquellos árboles, no se podía divisar hasta donde terminaba, tan enorme bosque, lo que si es que a pesar de qué sabía que no había nadie, ni había sol para guiarse, él se sentía tranquilo, pareciera que en vez de estar inundado de angustia, una sensación de cómo quien vuelve a casa lo llenaba, Héctor sin pensar mucho, simplemente se dispuso a caminar sin rumbo, camino y camino, todo el paisaje era casi igual, parecía que alguien había poblado de árboles ese lugar hasta el cansancio, además de la gran vegetación exótica del lugar, parece que un artista quizo unir todas las maravillas de la diversidad de la tierra en un solo lugar.

-Tengo la sensación de haber estado en este extraño lugar en algún momento de mi existencia, hay muchos tipos de plantas, ¿Cómo es posible esto? Yo tengo que estar muerto, o almenos es lo que dijo esa mujer, ¿Mujer? ¿Qué mujer? No recuerdo bien porque estoy acá, pero jamás me había sentido tan feliz, es más no me quisiera ir nunca, no siento hambre, ni sed y eso que he caminado ya bastante, no se a donde voy tampoco, pero que importa ya todo está bien.

De repente  una misteriosa niña aparece en frente del ya desmaterializado comandante de la policía.

-Héctor, ¿me recuerdas?- Dijo la niña.

-No , no te recuerdo , que o quien eres tú.

-Mmmm, veo que te has contagiado rápidamente del paraíso, espera come esta manzana, creo que te va a volver un poco más terrenal.

-¿Manzana? ¿Que es eso?

-Sí, mira solo ponlo en tu boca y comienza a mover tu mandíbula.

-Mmmm, este objeto, tiene unas sensaciones, increíbles, en mi cuerpo me están llenado de mucha vibración, no se como decirlo, creo que le llaman ¿?

Era increíble, como el poder de aquel fantástico lugar había enamorado toda la percepción de Héctor, ahora él era todo sentimiento, todo ser, ya estaba inclusive olvidando su misión, pero quizás la fruta que le dio esa misteriosa niña lo haga recapacitar, total , en este lugar creo que todo es posible.

-Pero, que me pasa porque me estoy sintiendo tan mal, tengo punzadas por todo el haaaaaaaa, ¿Cómo se llama? Aaaaaa , me duele, el cuerpo, aaaaaaaaaaaaaa que dolor , es horrible.

-Creo que ya estas volviendo a la normalidad, niño.- afirmó la misteriosa niña.

-Estoy volviendo en mí, mmmggg, si ya recuerdo , no se donde estoy, mmmmm que dolor de cabeza, que me esta pasando, mmmgggg, recuerdo que …..   estaba ….  Aaaaaaaaahgg.

-Tranquilo, tómalo con calma, en este lugar tenemos todo el tiempo, en tu mundo, viven bajo el dios reloj, acá no existe eso, creo que te enamoraste tanto del lugar que ya ni te acordabas que tenías cuerpo  y mírate ahora te duele todo.

Héctor sentía desfallecer nuevamente, como si volviera a experimentar su nacimiento y muerte de forma simultánea, como si todo aquello del mundo material que ya había dejado por estar en ese lugar fantástico, estuviera en un solo sentimiento que volvía a él de un solo golpe y con una fuerza estremecedora

-Sí, ya se me llamo Héctor, aaaa , lo tengo , estoy investigando , digo estoy buscando a esa asesina que me dio a beber esa pócima, donde ella me iba a decir , cual era el ingrediente faltante para salvar a mi esposa, a los chicos en coma, si la tengo que encontrar, gracias niña, me tengo que ir.

-Mmmm, creo que estabas mejor, cuando se te estaba olvidando la tierra, mírate, ya estas ansioso y temeroso; sientes por otras gentes y te preocupas por otras personas que ni siquiera conoces, ni las respetas, no las dejas vivir, además tú no sabes a donde vas, estas igual que en la tierra.

-Cierto, no se a donde voy, pero y que con eso tengo que encontrar a esa mujer que me metió en esto.

-La tienes frente a ti, tontito, lo que pasa es que como ahora ya empiezas a usar tus ojos ya no puedes ver.

-¡Tú! como es posible, eres una niña.

-Te digo, estás más ciego que nada.

-Pero, porque me metiste en esto infeliz, ya déjate de rodeos y muéstrate como la  mujer que eres, más bien como la escoria infeliz que eres.

-Mmm, enojo es de humanos.

-¿Enojarme? ¿De humanos? ¿Ahora resulta que tu como asesina eres una diosa o que? Quien te has creído, dime el ingrediente faltante y sácame de este maldito lugar.

-Mmm, no hubo una garantía en el trato, si mal no recuerdo de que eso iba a pasar; pero, bueno, voy a tratar de que sea así, mira, yo se que estás sumamente enfadado, por lo que hice a tu hermano, a tus amigos, a tu esposa; mira, para que se te quite un poco el enojo, te doy mi palabra de que te voy a dar el último ingrediente faltante. Si antes me pones atención a lo que te voy a mostrar porque tú, al igual que todo mundo va a juzgar mal  Carmina o Leonor que soy la misma, todo empez……

-Tú, lo vez todo fácil, porque eres una demente, una loca, una psicópata.

-Héctor, como te llamas en la tierra, la paciencia, es algo que ningún ser humano aprende a ejercer, todo mundo corre, vive, se desvive, por el dinero, mata, hiere y hace hasta lo imposible por dinero, sin darse cuenta de todo lo bello que el mismo espiral de la vida nos ha regalado a cada instan…….

-Ahora resulta, que aquí eres una santa, si tu debes de ser la misma reencarnación de lucifer o mínimo un sirviente de él.

-No sabes escuchar, oyes, pero no escuchas , deja que termine, si yo actué mal en la tierra, no fue por dinero, ni fue porque quise hacerlo siempre, fue por un gran rencor contra mi padre, que lo admito, nunca he superado, mira, mira, su rostro está en mi vestido grabado.

En esos instantes el vestido tan finamente bordado, de esa angelical pero multifacética niña, comenzó a teñirse de rojo, y una gran rostro comenzó a emerger, parecía como si su vestido estuviese vivo, y no solo con un rostro , sino de muchos más todos blasfemando en contra de la niña de apariencia angelical, todos tratando de salir de ese vestido, clamando por justicia, por venganza; tan grande era ese fenómeno, que el mismo bosque que rodeaba a Héctor, empezó a teñirse poco a poco de negro y gris, las ramas alguna vez verdes, ahora eran simplemente la estatua de donde alguna vez hubo hojas, los troncos se corroyeron, se solidificaron como rocas, las nubes se tornaron grises, con matices en negro, los relámpagos hicieron su aparición, y un denso aire aceitoso torno el ambiente.

-Lo vez, Héctor, yo también cargo mi dolor, un dolor que me corroe el alma solo que yo lo se manejar y quizás me tomará más de una eternidad misma lavarla; pero lo que yo realmente quiero, es que no me juzgues por lo que hice sino que me entiendas.

-Y como quieres que te entienda, que crees, que las cosas nadamas se olvidan así porque si. Para ti es muy fácil decirlo.

-Héctor calla y escucha por primera vez en tu vida, mira ven vamos hacia el lago.

-Bueno si eso se le puede llamar lago, mira la arena está toda negra, perece que se le derramó petróleo, hay peces muertos y hay un olor a podredumbre  alrededor, que asco, mira gusanos por todos lados, que es esto donde estoy, que paso con el bosque de hace rato….

-Héctor, no te controlas nada, te estas dejando llevar por tus ojos esto ni siquiera existe, tú lo puedes manejar, pero bueno creo que mejor lo cambiamos.

Y así, de fácil con un trinar, cambió todo el escenario, los árboles volvieron a la vida, las hojas comenzaron a crecer, plantas y flores por todos lados floreciendo, el aire se respira enervante, fresco , los peces regresaron a nadar, el agua volvió  a ser el mismo reflejo del cielo despejado que lo vigila, todo era un concierto de la creación misma.

-Vieja bruja, si puedes hacer esto, porque matas

-Otra vez, a lo mismo , como quieres que te responda si no me dejas hablar, mira acércate  ahora si al agua. Dime ¿Qué vez?

-Veo una casa humilde y hay vegetación tropical alrededor.

-Exacto, esa casa, es mi casa de niña, ahí en esa pequeña construcción de madera, nací y crecí lo suficiente para poder estar lista para irme de ahí. Mi padre es ese hombre mal humorado, encorvado el infeliz, que está entrando, me da asco, mucho asco…

Mientras decía esto, la cara de la angelical niña se transformaba en la más horrenda de las tranfiguraciones, su piel se avejentaba, los dientes se le caían, había surcos en su frente y su pelo castaño, se convertía poco a poco en una mal enredada, cabellera blanca.

-Ese malito hombre por el que tanto sufrió mi madre, que siempre llegaba borracho y la golpeaba, míralo , míralo, como le hace a mi madre, y ese infierno, lo viví diario, por muchos años; mi madre era descendiente directa de un a tribu milenaria Indígena de donde vivíamos, ella era como la sacerdotisa en lo que tu conoces como religión, solo que en ella hay más fundamento científico y mágico, mi madre me enseño todo lo que se de herbolaria, ya quisieran tus médicos con toda esa pomposa fanfarronería y sofisticación, conocer todo lo que yo conozco, yo se como burlarme de la muerte, del tiempo, como dar vida lo que no tiene vida, entrar a otros mundos, engañar a la edad, acceder en otras dimensiones, mira hasta me burlé de ti y de todas sus ciencias de ustedes que presumen ser dioses, con sus aparatos,  solo una mujer pudo dar la forma de como encontrar la intoxicación con mis preparados; por eso yo siempre estaré por toda la eternidad agradecida con mi madre por todo lo que me transmitió, ella es un gran recuerdo que tengo en mi mente, ella es un oráculo de sabiduría de Gea, de donde emana todo lo que tiene vida, de donde emana toda corriente vital para ustedes los humanos.

-Ya me estoy hartando de tus discursos baratos, como es posible que hables así de la vida siendo tú la causa de tantas desgracias, inclusive de las de mi hermano.

-¡Silencio! Que no he acabado, como te decía mi madre me enseño a amar y respetar a la tierra,  pero lo que no me enseño, o más bien si me enseño, pero mis sentimientos en la tierra me ganaron, por ver esa injusticia de ustedes los hombres, de creer que lo pueden todo y a la mera hora no pueden nada, ustedes tienen la culpa de muchas catástrofes, por decirse ser pensadores y más bien son un cúmulo de reacciones viscerales y desrazonadas, como el mal nacido de mi padre, por eso cuando tenía 14 años, yo ya estaba lo suficientemente entrenada por mi madre , para preparar y manejar todo tipo de poción y una noche cuando llegó mi padre ebrio para variar, agarró su cinturón y golpeó violentamente a mi madre, míralo por ti mismo en el agua, mira como llega borracho y la esta golpeando, la está mutilando, le está dejando cicatrices, no solo en su rostro sino en el alma, esa noche, me cegué por completo, ya antes se me había sido revelada en un trance las fórmulas que utilicé contra tu esposa y los otros chicos, la preparé esa misma noche, y se inyecté a mi padre, solo que con él la preparé de la forma de que su alma se pudiera salir de su cuerpo y viera el horror de persona que era por fuera, la hice con la finalidad que sufriera hasta el último momento con ese recuerdo, que toda la eternidad se llevara como él murió , como su cuerpo estaba corroído por dentro y podrido por fuera. Así fue como empezó todo, si yo confieso ante ti, que yo soy la asesina de mi padre, pero dime tú si una animal de esos tiene que vivir, nunca tuve imagen paterna, siempre fueron golpes, siempre gritos, jamás me dijo te quiero, a mi madre la utilizaba peor que una animal de carga, porque con esos tipos de hombres solo tenía relaciones animalezcas a la hora de la intimidad, lo maldigo, lo maldigo, es un engendro.

-Tú hablas así de tu padre y como crees tú que me sentí por mi hermano, no crees que siento lo mismo que tú sientes por tu padre, yo por ti lo experimento. Me lo arrancaste, era mi hermano.

-Sí, lo se pero tu hermano era toda dulzura, era toda verdad, me quería como ningún hombre me había querido, me amaba, me hacía sentirme mujer, me hacía sentirme que podía volver a creer en los hombres; sin embargo, se tenía que enamorar de otra, lo siento , piensa de mí lo que quieras, pero no me juzgues por siempre, mis disculpas no bastarán, pero es que como yo sufrí , tanto, tanto, no lo soporté, lo asesiné,  yo se que voy a ser seriamente condenada, nada queda suelto en esta vida, créemelo.

-Pero ¿Porqué lo hiciste? mira ahora son 30 los jóvenes mi esposa, ya dame el otro ingrediente que me tengo que ir, dámelo ya, estás loca.

-Discúlpame, perdóname, entiéndeme , fui una enferma en la tierra, fui una enferma, por eso hice lo que hice, fui una enferma; además, yo viví lo que es enterrar a una hija, es una sensación que no se lo deseo a ninguna madre de la tierra, mi hija murió y quedé  muy resentida contra dios, quedé muy resentida contra él, porque me la había arrebatado, ella aunque no lo sepa nadie,  era mi consentida, yo la amaba y ella me amaba, pero dios burleramente me la arrebató, me la quitó, por eso me nació la sed de ver sufrir a la gente, de verla llorar lo que yo lloré, porque si dios fue injusto conmigo, que lo sea contados; pero mira no discutas, aún hay tiempo, para que mi alma no pene por toda una eternidad, en lo vacíos del tiempo, en la oscuridad del pensamiento,  mira si me das tu perdón, almenos de palabra, almenos hazme sentir tantito que estoy perdonada por ti y por la humanidad y te daré inmediatamente el otro ingrediente, es más mira aquí en este pergamino, escríbelo usando como tinta tu sangre y dejando una muestra de tu cabello como honor de tu palabra…….

-Estas loca, yo jamás te perdonaría, mucho menos en el nombre de la humanidad, estás loca.

-Por favor, me va a ser muy útil cuando esté en el purgatorio, aminorará mi sentencia, mitigará solo un poco mi dolor, te lo pido por favor; además, recuerda, corre el tiempo tienes que salvar a tu esposa, o ¿Qué acaso ya no te importa? Además, ella está embarazada, y va a tener ser un hijo, va a ser varón, solo te pido eso que me perdones, con la fórmula podrás salvar a los chicos, escríbelo y una muestra de tu pelo es lo único que te pido.

-Mmmmmm, maldita loca creo que no tengo alternativa, te daré lo que pides, y me quiero ir ya de este maldito lugar extraño.

Así, Héctor se dispuso a escribir el perdón para Carmina o Leonor, y dejar como muestra de su honor un mechón de pelo en nombre de la humanidad.

-Gracias Héctor, yo se que esto simbolizará  un futuro muy próspero para ti y tu esposa, te va a ir bien, gracias por este perdón.

-Pues no creas que es del todo con agrado, ahora dime, cual es el otro ingrediente.

-Mira , tomate esta poción morada te va a clarificar el entendimiento, una vez que te la tomes, tu ojos podrán ver  en esta hoja, aparecerá el otro ingrediente.

-No tengo de otra tengo que confiar en ti .

-Si Héctor , confía.

Así, Héctor se vio en la necesidad de confiar en la mujer.

-Héctor confía en mí, en mi palabra se cumplirá así como tú cumpliste la tuya.

A lo lejos se escuchaba esta voz, mientras en la mente de Héctor algo se comenzaba a mover y no solo ahí sino en todo en su alrededor; haciendo fuerza de todo lo que podía, no apartaba la mirada de la hoja, de la cual, poco a poco comenzaron a emerger, unas letras, un par de oraciones que decía:

“Querido Héctor gracias por tu perdón y el de la humanidad el ingrediente faltante, es el sabor que está presente en el hombre al hacer las cosas, está presente en la mesa a la hora de comer, es el buen sazón de la vida, es la alegría donde todo es agrio, es saberle agarrar gusto  al buen vivir. Químicamente tú lo conoces empieza con N y termina con L.”

Héctor comenzó a enfurecerse, lo había engañado la mujer, pensaba sin cesar, no sabía si era tristeza, si era ira, inclusive las ganas de terminar con la vida misma lo inundaban. Se había arriesgado para nada, de hecho, no sabía si volvería a su cuerpo, cuando de repente una serie de movimientos estrepitosos, envolvieron a sus músculos, era un movimiento que no estaba bajo su control, no lo podía detener, estaba ahí, presente, parecía un gusano retorciéndose, cuando de repente…

-Rápido, despejen, ahora va el otro impulso, se escuchaba.

Y una violenta sacudida, recorría el cuerpo de  Héctor, se desorientó por completo, no sabía donde estaba solo eran voces, solo eso voces y mucho ruido.

-¡Rápido, despejen!

-Señor, ya es suficiente mire hay pulso- Decía una voz de mujer.

-Muy bien comandante, está devuelta con nosotros, tranquilo todo va a estar bien.

Súbitamente, una energía irradió el cuerpo de Héctor, su corazón regresaba a la vida completamente, su tensión arterial se normalizaba, y parecía que el casi difunto Héctor estaba volviendo a la vida, de forma milagrosa, quien rápidamente se incorporó de la cama de la ambulancia donde iban rumbo al hospital.

-Señor, espere, tuvo un paro sistémico respiratorio, no se levante así.- dijo un paramédico.

-No yo ya estoy bien, necesito salir de esta ambulancia.

-Señor, su equilibrio de sangre no esta bien, tenía una baja en sales minerales y además …..

-Sales, sales, mmmm sales eso es el sabor de la vida, dime muchacho, cual es la fórmula química de la sal.

-NaCl, señor, mire descanse….

-No, rápido a la oficina del estado que tengo trabajo que hacer.


comparte esta página en: