+
El Tesoro del Templo y la Copa Sagrada - Capítulo XXIV - Planes de Combate - La DEA ofreció poner a nuestro servicio cien hombres para destruir el laboratorio, que se sospecha está allí o en los alrededores —concluyó Anthony—. Además me confirmó hace unos minutos el General Noble, el envío de 2 C-130 Gunship, equipados con 105mm Howitzer, dos cañones de 40mm, y doble 25mm Gatling Gun.

Planes de Combate


El Tesoro del Templo y la Copa Sagrada

Capítulo XXIV

Planes de Combate

Cuando los Cardenales se retiraron con el señor Baldeón, quedaron en la oficina Anthony, Walter, el Mayor Hugo Surraco; Thomas, el Comandante de la Guardia Suiza; y Nicholas, Comandante de la Gendarmería.

—Hugo —pregunto Anthony—. Tú sabes como te agradezco por estar aquí. Me comentaste que has tomado un mes de licencia por vacaciones, pero dime,¿hay algo más? ¿No es verdad?

—Sí, Anthony —contestó—. Antes de salir, me reuní con mis hombres para decirles cual sería mi destino y con quién me encontraría. Pero para hacerte la historia corta, te comento que los hombres que nos acompañaron en Siria, más de veinticinco, también habían pedido sus licencias para rescatar a Susan. En total son cincuenta hombres entrenados especialmente, como tú sabes, que ya están aquí en las barracas de la delegación inglesa en el aeropuerto.

—Gracias Hugo —dijo Anthony, estrechándole efusivamente la mano. —Veinticinco hombres y un comandante —dijo Thomas levantando la mano. —Treinta hombres y el jefe de Gendarmería —agregó Nicholas sonriendo ante la pregunta silenciosa que le hizo con los ojos Anthony.

—Creo que estamos bien. La DEA ofreció poner a nuestro servicio cien hombres para destruir el laboratorio, que se sospecha está allí o en los alrededores —concluyó Anthony—. Además me confirmó hace unos minutos el General Noble, el envío de 2 C-130 Gunship, equipados con 105mm Howitzer, dos cañones de 40mm, y doble 25mm Gatling Gun (ametralladora.). Y el cuerpo diplomático de los Estados Unidos y la Santa Sede están obteniendo los permisos para que esta incursión con todos sus detalles estén caratuladas como “Nunca sucedió”. ¿Alguna pregunta?— ¿Hemos recibido alguna comunicación de los secuestradores? —preguntó

Hugo.—No, la verdad es que no sé qué esperan —y continuó—. Hemos recibido un informe que señala que en un tiroteo entre un grupo de contrabandistas y agentes de la DEA, han capturado a una serie de narcotraficantes. Entre ellos detuvieron al llamado Saturnino, que se supone es el jefe principal del grupo asociado a la red de Aviel; se encuentra muy mal herido y están esperando para interrogarlo. —Ya reporté esto a Baldeón y Menabrito, así que ellos tomarán las medidas necesarias para saber cómo estas noticias afectarán lo que puede suceder con Susan —dijo Walter.

—Tal vez, el hecho de que no me llamen es consecuencia de lo que está sucediendo en Colombia. En el mismo momento sonó su celular y, por un segundo, Anthony pensó que podían ser los secuestradores. Sin embargo era la Hermana Rosa que le pedía si le era posible acercarse a sus oficinas en el Vaticano, que tenía algunas novedades que reportarle.


comparte esta página en: