+
El Tesoro del Templo y la Copa Sagrada - Capítulo XIV - El Papa y los Scrolls -Querida Rosa, dijo el Papa ─ Estos documentos pertenecen a Anthony, que los adquirió en las cercanías de Khirbet Qumrán, en las inmediaciones del Mar Muerto.

El Papa y los Scrolls


El Tesoro del Templo y la Copa Sagrada

Capítulo XIV

El Papa y los Scrolls

Rosa no pudo contener la pregunta que afloraba salir de sus labios desde que vio los documentos y preguntó balbuceando: “Su Santidad, ¿de dónde provienen estos documentos?”

─ Querida Rosa ─contestó el Papa ─ Estos documentos pertenecen a Anthony, que los adquirió en las cercanías de Khirbet Qumrán, en las inmediaciones del Mar Muerto─.

─ Son essenas ─dijo Rosa con una mirada comprensiva. ─ Pero su estado de preservación es admirable─.

─ Tal vez, ─intervino Anthony, que había permanecido en silencio y escuchando atentamente todo lo conversado en la reunión, ─puede ser producto de haber sido hallados muy recientemente, no habiendo sido expuestos a otras manos mas que las nuestras─.

─ Tiene razón y si me permiten ─ dijo la hermana Rosa, ─ debo tomar de inmediato los recaudos necesarios para preservarlos. Luego tomaremos foto y con las copias proceder a su traducción y enviar los ejemplos para autentificar su antiguedad─.

─ Muy bien, hermana Rosa ─dijo el Papa.─ El Cardenal Gallelli y Anthony estarán permanentemente en contacto , debes mantenerlos informados en todo momento─.

─ Sí, su Santidad, lo comprendo─.

─ El Cardenal Gallelli te informará cuándo trasladar los documentos a una oficina con más espacio y todo el material que se requiera para el estudio y preservación de los scrolls .

El Comandante de la guardia suiza y los hombres de Anthony Gorgora proveerán seguridad en todo momento en las oficinas que se dispongan. ─Su Santidad hizo una pausa y dirigiéndose a la hermana Rosa, le preguntó,─ Dime, ¿en tu observación preliminar del scroll, no has visto algo en la escritura que te fuera familiar?─.

─ Sí, su Santidad. Pero no pensé mencionarlo hasta que concluyera con un estudio más detenido del scroll de cobre, pero entre los nombres que se mencionan aparece el de Joseph de Arimathea─.

En ese momento el Papa sonrió y todos los presentes lo observaron con sorpresa.

─ Un amigo mío, arqueólogo, observó los documentos y mencionó el nombre ─aclaró. ─Sólo quería corroborarlo ya que como la hermana claramente mencionó se necesita un estudio minucioso para determinar fehacientemente todos los datos─.


comparte esta página en: