+
El Hijo de Susy. Capítulo X.

Vida y Pecado


  • El Hijo de Susy

Capítulo X

La vida de Judith y el pecado de su Padre

Aquí, empezamos a conocer la desgraciada vida de Judith. El padre de Walter, le pregunta a su hijo  -se llama  Judith? -sí, porque? -no, no... por nada - el padre sufrió un vuelco en el corazón, él tuvo una hija que hace 23 años le aseguro una amante que tuvo, que iba a ser padre de una hija o hijo y que si era mujer se iba a llamar Judith, para que cuando sintiera ese nombre pensara que podía ser su hija.-bueno papá ya te conté todo, ya sabes porque estoy así. Aunque te diré que seguiré tratando a Judith por dos razones, la primera porque quiero estar con ella de nuevo, y la segunda porque estamos en la búsqueda de mi madre biológica y en la búsqueda del hijo de Susy. -está bien Walter tu sabes lo que haces, pero ten cuidado, -salió el padre de la habitación de Walter con un pensamiento terrible, en su rostro se notaba su amargura, pero se rehízo  y fue a hablar con su esposa, que ansiosa estaba por saber que tenía su hijo.

y? Ernesto  -despreocúpate, lo que tuvo, fue un encuentro con una mujer y parece que le fue bien -no precisaba decir más, el resto quedaba para el….La vida siguió su rutina diaria, Walter en sus estudios, su madre Teresa  en las tareas domésticas. Pero para Ernesto, como se lo había dicho su amante Olga, comenzó a pensar en su posible hija, andaría ahora por los 22 años. El había tenido  una fuerte discusión con su amante. Ya estaba casado con Teresa, pero lo que paso con Olga, fue una pasión irrefrenable, en uno de sus tantos viajes de negocios. Tuvo que ir a un pequeño pueblo a ver unas reses, porque se ocupaba de la venta de ganado, esa noche tuvo que quedarse, en el único hotel que había, y cuando fue a cenar, vio a una mujer sentada a la mesa, enfrente a la puerta de entrada  al comedor, dicha mujer era realmente hermosa y como el comedor era pequeño, quedaron cerca uno de otro y comenzaron a dialogar, cosa muy común en hoteles de campaña.

Es usted de por acá? le pregunto Ernesto.  - soy la maestra de la escuela y ud? -soy agente comprador de un frigorífico, dígame después de cenar, Ud. no sabe si hay alguna distracción, porque no soy de retirarme a dormir  enseguida de cenar, - aqui hay un club social, en que dan cine todas las noches, - pues si no lo toma usted a mal, la invito a que me acompañe a ese cine,   acepta? -con todo gusto. -permítame que me presente soy Ernesto Cuadra. --Olga López,  para servirle  --bueno hechas las presentaciones que le parece, si tomamos el café juntos  -de mil amores;  Se cruzaron las miradas, sintieron los dos que algo nacía en sus corazones -Ernesto cuando tomaban el café en una amena conversación, en donde hablaban de sus vidas actuales, ella de la escuela y el de sus viajes, le dijo - olga te puedo tutear? -si, como no, - me gusta mucho estar contigo, no se adónde nos llevara esta charla,  pero quiero que sepas que soy casado.

Y yo, quiero que sepas, que me gustas mucho y si eres casado o no, a mi, no me interesa, soy de las personas que piensan que la vida es  corta  y hay que vivir a pleno el momento;  - Olga, en lugar de ir al cine, que te parece, si pedimos otro café y nos  quedamos aquí charlando, ya te siento, como una vieja amiga y no tengo mejor ocasión, que ahora para decir cosas, para desahogarme de algo que me quema por dentro, porque vivo con esto y es terrible y necesito decírselo a alguien. - habla Ernesto,  te escucho.   - Soy un hombre, que necesito tener relaciones, más seguido, y con mi señora no puedo, porque hace más  de un año que está  enferma del corazón, si lo intentara, se agravaría, su enfermedad cardiaca. Su corazón  no resistiría, además está muy bien físicamente, pero como  la quiero bien, me contengo. No soy de aquellos que visitan burdeles  pues no me gusta el ambiente, me parece un mundo sórdido.

Cuanto hace que no...  - casi un año y medio. Por eso es que viajo tanto, quiero que el trabajo absorba toda mi vida, para que se me haga más tolerable. --Pero lo que me dices, es de película, no puedo creer que quieras tanto a una mujer sin tocarla  -ella no tiene la culpa de estar enferma... Y... es lo que la vida te manda...  - que calor  hace aquí, podríamos salir a caminar, no te parece?  es una noche preciosa. -- como tú quieras. Salieron, la noche estaba cálida, sin luna,  - no hay luna  -dijo Ernesto…  quizás empiece a llover,  --si llueve nos volvemos y nos quedamos conversando en el hotel. -- no vamos, la noche esta cálida. Empezaron a caminar hacia un parque, donde había algunos bancos, no había nadie, quizá, por la amenaza de lluvia. Olga se sentó en un banco de la plaza muy cerca de Ernesto, Ernesto sintió el roce de la pierna de ella, le fue a decir algo, cuando se descolgó a llover con intensidad. --Ernesto volvamos, al hotel.

Llegaron al hotel empapados, Olga le dijo,  --vayamos a mi habitación, está más cerca que la tuya;  En el hotel, no había nadie ya, solo la luz del frente del mismo, entraron, cruzaron el hall y llegaron a la habitación de ella.- entra Ernesto. Luego en la habitación ella se sacó la ropa empapada y la llevo al baño, Solo tenía puesta la ropa interior, Ernesto había quedado solo, un poco aun sorprendido, al ella desvestirse delante de él. cuando salió, desnuda del baño, ya en la miraba con un deseo irrefrenable,, pero  se  controló lo más que pudo, hasta que ella desnuda como estaba se le acerco, y al sentir su cuerpo, no pudo más y la beso frenéticamente... Ernesto!  -- Olga! Hicieron varias veces el amor y al otro día,  el siguió su viaje, quedando en verse nuevamente. A partir de ese momento, todas las semanas, le decía a su señora, que los negocios iban bien, pero que tenía que viajar más seguido. Todas las semanas iba a ver a Olga y pasaba por lo menos dos días con ella.

Un día Olga, lo espero muy ansiosa y cuando llego le dijo. --Ernesto, tengo que darte una noticia. -- si, cual...?  -estoy embarazada desde hace tres meses, -- que?!!! ... No puede ser!!! Para Ernesto  fue como un balde de agua fría, nunca se esperó algo así.  -- ella le dijo, ten en cuenta que hay dos soluciones  – cuáles?  -- una es que dejes a tu mujer y vengas a vivir conmigo. -- y la otra?  -- que reconozcas a tu hijo o hija cuando  nazca. -- no sé qué hacer,  Olga, déjamelo pensar,  esto fue muy fuerte, me tomó tan de  golpe, que aún no me repongo. -- está bien, vamos a hacer una cosa, yo te  doy el tiempo suficiente para pensar lo que vas a hacer, te doy 15 días, el  miércoles dentro de 15 días te espero y   resolvemos esto = abrió la puerta de la habitación del hotel y se fue = Ernesto  se quedó solo pensando....un hijo... un hijo.... Pasaron 15 días  se reunieron otra vez, frente a frente, Olga fue la primera que hablo….

Y bien que vas a hacer?  -- Olga quiero explicarte  -- no me expliques nada, ya se habló todo,  ya se dijo todo, solo dime que vas a hacer.  -- no sé, estoy confundido   -- como confundido?  Es claro! Vas a tener  un hijo -- no se Olga, esto es muy fuerte... perdóname... No le puedo hacer esto a  mi mujer, está enferma. -- está bien... está bien...pero te diré  algo... yo... voy a tener a este hijo!!  y si es varón se llamará  =llorando=  Cristian y... Si es nena se llamara Judith,  y cada vez que sientas estos nombres piensa, piénsalo muy bien...puede ser tu  hijo o hija. Ahora..... te doy libertad  absoluta canalla!!!....eso sí, no me  busques más. -- Olga... Olga....  Pasaron 10 años...Ernesto seguía su vida  normal . Un día compró el diario, y se enteró que en un accidente en la ruta que va al pueblo donde se encontraba su amante,  un ómnibus arrollo a la maestra del pueblo  de nombre Olga López. Ernesto esa noche...lloró...lloró mucho...

Olegario Juan Caorsi


comparte esta página en: