+
El Hijo de Susy. Capítulo XVI.

Muerte de Susy


  • El Hijo de Susy

Capítulo XVI

No lo puedo creer, no puede ser posible, lo que me está pasando... yo, hijo de una ramera... Si es para matarse..... - solo una pregunta más, fue cuando me vio la primera vez, o cuando estuve en el prostíbulo. - ándate... por favor... ándate!! - sí,... me voy... se vistió triste y cabizbajo, fue como si le hubieran dado un mazazo en la cabeza... salió del hotel y caminó  deambulando  diciéndose, no puede  ser, yo hijo de una prostituta. No se dirigió a su casa, sus padres se alarmaron, nunca faltaba a almorzar. sus padres se alarmaron y Ernesto salió a buscarlo, eran las 6 de la tarde y lo encontró, como un niño, llorando en un banco de la plaza - Walter!!! ...Walter...!!!   Que te pasa??  Dime hijo que te pasa  - papá, se toda la verdad. - tranquilízate hijo, que te dijeron, - cosas horribles papá... me enteré, que soy hijo de una ramera. - no hijo no!!! Tu eres hijo de Teresa y de mí,!!! Por favor no te atormentes. Esto ya pasará  y entre nosotros nada cambiara, esto  nos unirá más, hijo tu sabes que Teresa es tu madre.

Si, tienes razón, no debo enloquecerme, tengo que pensar fríamente, sí, tengo una sola madre, que es Teresa. Cuando Walter se fue, Judith, rompió a llorar, se deshizo en un mar de lágrimas, pero ahora se había convertido en una mujer dura, aunque en la situación  que estaban estos 3 personajes =Susy, Judith y Walter, era realmente muy difícil, se dio cuenta que a Walter le dijo la  verdad porque lo amaba, no quería que viviera en el engaño, ahora sabia como pensaba, y no lo volvería a ver más. Volvió al burdel, pero allí, otra desgracia la esperaba. El estado de salud de Susy se había agravado, todas sus compañeras, estaban muy tristes, cuando Susy supo que Judith había llegado, la llamo y pidió que la dejaran a solas con ella. - Susy que te paso?, como es posible, si cuando me fui estabas bien el corazón, es muy traicionero, Judith y un corazón, como el mío ya no aguanta, golpes muy fuertes

Te vas a poner bien ya verás,  - no, Judith... me queda poco tiempo, ya no va más, pero estoy contenta  pues antes de morir, vi a mi hijo, hable con él,.... es hermoso verdad? no importa que no sepa que soy su madre, es mejor así, y a ti te lo agradezco.... - escúchame Susy.... - no, déjame terminar, no tengo mucho tiempo.....anda a mi cuarto y fíjate, en mi ropero hay una cajita de tapas rojas, tómala y tráemela. Judith fue y encontró la cajita, la tomo  y se la llevó a Susy, quién le dijo = ahí, vas a encontrar, una carta que es para mi hijo = hablaba muy agitada = para que la lea cuando yo ya no este... también hay un paquete con dinero, que son los ahorros de veinte años  de lágrimas, dolores y penurias, y como yo sé que mi hijo está bien, que no le falta nada y además esta con una buena familia. Ese dinero todo es para ti  Judith. Con eso puedes dejar esta vida, poner un  comercio pequeño  y comprarte una casita, para cambiar de vida.

Pero Susy......  Yo....... - - nada..... las dos.... hemos sufrido mucho.... Yo sé que quieres bien a mi hijo. Empieza.... una vida nueva...junto con él , que yo donde este los estaré protegiendo. - por favor Susy..... no puedo aceptar esto, yo.... - no me digas nada, dime que sí, y toma ese dinero, deja esta vida, te lo pido como un último favor. - Susy, ay Susy, te quiero tanto, tú te vas a mejorar y le vamos a decir la verdad a Walter.... veras Susy.... Respondeme!!!  Susy....!!!  - Judith = hablando a media voz, pues ya se está quedando sin fuerzas =  - promet...eme...  Que... Dejaras.. Esta vida....  - te lo prometo.... Susy mi amiga... Y tratare de hacer feliz a Walter…  Susy!!!! .... Susy!!....Susy..... No...... ++++llora al ver que Susy murió..... entraron en la habitación todas las compañeras, y la tristeza, la amargura, lleno el corazón de aquellas mujeres desgraciadas..

Olegario Juan Caorsi


comparte esta página en: