+
El Hijo de Susy. Capítulo XIII.

Enfermedad


  • El Hijo de Susy

Capítulo XIII

El Corazón de Susy

Walter al terminar de leer la carta de su supuesta madre, que en realidad era su madre verdadera, su voz  se notó amarga. - no puede ser  = llorando = y Susy con voz entrecortada le dijo a Judith = llévatelo de aquí!!!... por favor...  - pero Susy y tu.... - no te preocupes... yo... estoy bien, anda...  - pero Susy...  - vamos anda... los  espero en la plaza, así tomo un poco de aire... - está bien....vamos Walter... vamos…  Walter como un zombi, se dejó llevar y Judith haciéndole una seña a Susy, tomo del brazo al joven,  y lo llevo al hotel. En esa nueva visita al hotel, con maestría, lo hizo olvidar por un rato la noticia que había recibido. Mientras Susy sabiendo que iban a demorar, se sentó en un banco de la plaza, porque le volvió un dolor fuerte en el pecho, ese mismo dolor  lo había sentido antes cuando se enteró, por primera vez, que Walter era su verdadero hijo, y al tener tiempo y estar sola , no tenia que preocupar a nadie, se dirigió a ver el médico, porque el dolor seguía aunque con menos intensidad.

El médico que la revisó, le preguntó, si había recibido emociones fuertes, ella le dijo que si, y que momentos atrás, la emoción de ver a su hijo, que hacia más de 15 años que no veía, pensaba que el dolor que sentía, era producto de esa emoción;  el médico decidió hacerle un electrocardiograma y le encontró deficiencias coronarias y un principio de infarto, que por suerte ya había pasado. Le dió un medicamento, le dijo que tenía que tomarlo todas las mañanas y cada vez que sintiera dolor. Además le dijo que de  cualquier manera tenía que evitar, emociones fuertes  y que la vería dos días después, acompañada de un familiar. Volvió a la plaza muy preocupada, pensando que actitud tomaría, si les diría algo o no, eran los dos seres que más quería en el mundo, su hijo Walter, y su hija de desgracias Judith. Pensó, que sería mejor, primero que hablara con Judith y pensó, que sería mejor que los esperara en el bar.

Judith y Walter demoraron aun  algo más, en regresar al bar, cuando volvieron estaba más tranquilo, el estar con Judith, lo habían calmado bastante, aunque estaba muy triste. Cuando los vió llegar, se dirigió a él, - estas más calmado?, podemos hablar? --si, dijo a media voz  - te costó mucho Judith? - ya sabes, que para calmar inquietudes, soy especialista y mucho más estando con Walter. Susy hablo = Walter, quiero que sepas, que quizá yo comprenda a tu madre, más que a nadie en el mundo. Y te puedo decir, que de acuerdo a lo que nos dijo la vecina, tu madre debe haber sido muy desgraciada, porque después, de que tu leíste su carta, es lo mismo que me pasa a  mí. Y te digo más, el momento más duro de su vida ha sido, cuando te tuvo que dejar en el orfanato. Por eso pienso, que desgarrado su  corazón, ahí  fue cuando te salvó la vida y más te digo, si te viera ahora, como yo te veo, seria, la mujer más feliz...= sollozando = de la tierra y estaría satisfecha, porque el sacrificio de separarse  de su hijo, no fue en vano= llorando =.-.. Yo...

Basta Susy!! Basta...- porque se puso así? - porque... porque... no sabe nada de su hijo - Susy, basta que te pasa? - nada... nada... no se preocupen, Walter si algún día llegaras a  conocer, algo más de la vida de tu madre, te ruego, no la juzgues con severidad. Porque.... Judith  como pidiéndole a Susy --- Susy... basta... -- quédate tranquila.... Estoy bien Judith = respirando = ahora Walter que miraba como se ponía Judith , con lagrimas en los ojos dijo -abrázame, abrázame fuerte Susy...  -- hijo querido!!!.... = se abrazaron en un fuerte abrazo largo y cargado de emoción. Judith, que miraba con dulzura esta escena recordando a su madre muerta en aquel accidente, le corrieron dos  grandes lagrimones. Entre los tres se vivió una emoción muy grande  y eran tres seres unidos, en donde flotaba  un vínculo de amor intenso puro y transparente. Walter separándose de ese abrazo largo sentido, beso a Susy en la mejilla y le dijo, como me gustaría que encontraras a tu hijo. - ay hijo mío!!!...

Judith le dijo!!!  Susy !!! ...!!!  basta!!! después de ese momento hubo un instante de silencio para   un poco   recomponerse de tan tremenda emoción y Walter habló, -- Susy... Puede ser que sepas algo de mi madre y no me lo hayas querido decir.? - Walter comprende, lo que yo siento, te hablé como si le estuviera  hablando a mi propio hijo… Judith, le dijo a Walter … escúchame por favor, escúchame...porque te desesperas tanto?,  es que ya no sabes lo que querías saber?.  -- no, es muy poco, se podría decir que estoy como al principio, pero ahí tienes la carta de tu madre, que más quieres?  - la hubiera querido conocer, saber su historia, hablar con ella. - yo, te la podría decir... Susy que estaba con la cabeza baja,  la levantÓ violentamente y dijo no...no por favor Judith, no!! - porque no Susy,? Dijo Walter. - porque no quiero que te amargues más. - pero Susy, tu también conoces mi historia?  - sí, Walter... tu madre era amiga nuestra  - pero entonces, quiero saber, tengo derecho a saber…

Yo respeto el deseo de tu madre, de que no sepas más de lo que sabes. -- pero entonces... Judith, le hizo una seña a Walter. -  bueno está bien... Susy no preguntaré  nada más. -  nos vamos Judith...? -  nos vamos, nos vemos mañana Walter. --  está bien... Susy no te vayas disgustada conmigo si?? - yo jamás me podría disgustar contigo, hasta mañana Walter.  Al otro día, Judith, fue al cuarto de Susy, a buscarla para ir a ver a  Walter y la encontró acostada aun, era raro, porque Susy siempre   era de las que se levantaba primero. - Susy, vamos que llega la hora para ir a verlo. - anda tú, yo lo veré mañana, estoy un poco cansada - estas enferma, llamo al médico?.  - no, no ve, que el te espera y sé que lo pasaran mejor sin mí , anda ve tranquila , anda hija, anda.  Judith, salió un poco extrañada era  la primera vez que la llamaba  hija.  Se encontró, con Walter en la plaza y Judith le dijo que fueran al  hotel...

Olegario Juan Caorsi


comparte esta página en: