+
El Hijo de Susy. El Encuentro.

El Encuentro


  • El Hijo de Susy

Capítulo IV

El Encuentro

Susy  le está confiando a su querida amiga Judith,  la creencia de que piensa haber encontrado a su hijo. Me dijiste muchas veces del deseo de encontrar a tu hijo - pues creo . . .  . Que lo  !!! Encontre !!! -que ?  !! - si, creo que se quién es  - quién?   -te acuerdas el muchacho que vino hace como dos meses  y se fue corriendo sin atenderse? - si, yo estuve  con uno de sus amigos y me dijo que venía por primera vez y temblaba de miedo . -pues vi en su cédula de identidad, su nombre y su fecha de nacimiento, lo miré a los ojos, y vi en él los ojos de aquel  canalla, que me metió en esto, aunque ahora eran unos ojos dulces y serenos, no había maldad en ellos.

No lo puedo creer. -ya descubrí donde estudia, lo veo todas las mañanas y no me atrevo a hablarle. - pero estas segura de que es tu hijo? -todo me indica que es él. - pero eso no alcanza Susy, tienes que estar segura de que es él, .! Yo te ayudaré .- como ? - en principio, iremos al orfanato, en donde lo dejaste, a ver si ahí nos dicen algo que pueda asegurarte que es tu hijo - no sabes lo agradecida que estoy por tu ayuda, porque sé que también tienes problemas y no sales de aquí, por miedo al desgraciado que te arruino la vida. -tengo ,q ue darte una noticia, me avisaron hoy  de mañana, que al desgraciado del gavilán, lo mataron anoche en un ajuste de cuentas . -gracias a dios por fin, te liberaste de esa carroña. -por lo menos ahora, viviré tranquila.

  • Judi th,  te pido, no te metas más con nadie,  nosotras  no podemos tener el amor de un hombre, ni tan siquiera el amor de nuestros hijos. -bueno. . . Vamos a dejarnos de lamentaciones y aprontar todo para trabajar esta noche, que mañana empezamos la operación -el hijo de Susy - -bueno gracias otra vez Judith. . .  Al otro día las dos mujeres, se encaminaron al asilo, donde había sido dejado el hijo de Susy. Muy bien vestidas y sin una gota de pintura, parecían dos amigas comunes, caminando muy alegres. Llegaron al orfanato en cuestión, y las hicieron pasar a una pequeña salita, para esperar ser recibidas por el Director de dicho Instituto. No haría 10 minutos que estaban en la salita, cuando hacen pasar también al muchacho que estuvo siguiendo Susy, todos los días.

Al verlo entrar Susy, apretó el brazo de Judith y le hizo señas como diciéndole, este es mi hijo, se puso muy nerviosa, y Judith la tranquilizo. . .Walter se sentó frente a ellas, Judith lo miraba fijo, le gustó el muchacho, la Inocencia tal vez y la firmeza de la mirada en aquel joven. Judith vió, que Susy estaba muy nerviosa, le dijo al oído .-- Susy tranquilízate, déjame hacer a mí, ten confianza. -Judith, es el, es el !! Es mi hijo - tengo miedo que me reconozca - -tranquilízate por favor Susy. El joven a cada rato miraba el reloj. - Judith le dijo, perdón que hora es? - las diez y cinco . . . .ustedes vienen a hablar con el director? si, le contesto Judith, lo veo impaciente -es que tengo una clase a las 10 y 30  y no puedo faltar. Judith le dijo -si quiere puede usted pasar primero, nosotras no tenemos apuro -gracias. . .

Pero no lo puedo permitir, pasen ustedes primero, perdón .por la pregunta, vienen por una adopción? -no venimos a averiguar unos datos para encontrar al hijo de mi amiga. -que casualidad, yo vengo a investigar o tratar de conseguir una pista, para saber el paradero de mis padres. Al sentir eso Susy casi se desmaya. Y Judith aprovecha para decirle - que bueno seria, que usted encontrara a sus padres y mi amiga a su hijo, estoy tentada de hacerle una proposición, -digame... -porque no  unimos nuestra búsqueda, porque pienso que dos personas piensan mejor que una y seriamos entonces tres para lograr el mismo fin. -muy buena idea, comenzaremos por las pistas que nos dé el director ahora -perfecto, entre ud. primero y después lo haremos nosotras, pero tendríamos que vernos en otro lugar, para ver como empezamos la búsqueda . . .

Olegario Juan Caorsi


comparte esta página en: