+
El Hijo de Susy. Capítulo IX.

El Despertar del Amor


  • El Hijo de Susy

Capítulo IX

Hotel Bulevar

Judith y Walter están solo conversando en el bar y Judith está por hacerle una gran revelación. Dice Judith, -tú  conoces, el hotel que está  en la otra cuadra, el Hotel Bulevar? -si, respondió Walter, pero para que?. -no podemos mantener esta conversación en la mesa de un bar. -tienes razón. Bueno, anda para allá, toma la llave, es la habitación 416, sube al primer piso a la derecha. -pero, nadie me dirá nada? -esta todo arreglado, anda,  ve. ... Walter se levantó y se dirigió al hotel, subió, al primer piso, busco la habitación 416, entro, prendió la luz, pues estaban con las cortinas corridas y fue a abrir una ventana, cuando desde la puerta de la habitación, una voz le dijo, suavemente - no la abras, - era Judith

El  la miro, Judith se acercó donde él estaba y se sacó el tapado que llevaba, estaba totalmente desnuda, el muchacho abrió los ojos desmesuradamente, asombrado por ella y por la belleza de su cuerpo. Ella lo acaricio, Walter estaba tan asombrado que no sabía que hacer, y suavemente le enseño a hacer el amor, entonces Walter ese día no fue a la universidad. Judith avezada en los juegos del amor, lo inicio como trabajo, pero hacía mucho tiempo que no disfrutaba tanto  los goces del acto sexual como ese día, y empezó a querer a ese chico. Volvieron a hacerlo una y otra vez, el no cansaba de recorrer ese cuerpo de mujer, ella le enseño a disfrutar el amor y en mucho tiempo ella no lo disfrutaba como ese día.

Se fueron ya entrada la tarde, él quedo tan entusiasmado, que le dijo que quería hacerlo otra vez. Ella le contesto que le avisaría, cuando podrían estar juntos, él le agradeció con un beso apasionado, ella le contesto que todo lo que hizo fue porque lo estimaba y para que conociera el amor, que lo descubriera. Cuando se separaron,  Judith se decía, ten cuidado Judith, el muchacho te gusto mucho, es tan dulce...cuidado, puedes estar enamorándote de él... y tú no puedes. A su vez Walter, rumbo a su casa pensaba  ! Que mujer es Judith!  ! Que mujer !  Como me gusto hacer el amor ! Que tarde se me hizo,  mis padres deben estar preocupados. Algo cambio en mí, ya no voy a ser el mismo de antes, ahora soy un hombre y como tal me he de comportar y con estos pensamientos, contento y alegre se dirigió a su casa.

Encontró a sus padres muy nerviosos y preocupados por la tardanza.  El los calmo diciéndoles, que se había quedado en el bar de siempre con sus amigos, y se le había hecho tarde sin darse cuenta. Sin embargo Teresa -su madre adoptiva -que lo conocía muy bien, lo notó distinto y le dijo a su esposo -Ernesto habla con él, lo noto distinto, a lo mejor supo algo de su madre biológica. Pero pienso que si lo hubiera sabido, nos lo hubiera dicho y presiento que lo que dijo no es verdad y él nunca nos mintió. Ernesto dijo -son suposiciones tuyas, no creo que mienta, pero te haré el gusto, hablare con él. Ernesto fue a hablar con Walter y le dijo  -Walter estas estudiando? -pasa, papá, estoy ordenando mis carpetas para las clases de mañana.

-Podría hablar un momento contigo? -si, como no, papá ahora si es por el tema de mi madre biológica, aun no sé nada, aunque tengo algunos  indicios, -tu madre está preocupada Walter…  -porque ?  Yo estoy bien, nunca he estado mejor. -y eso?  A qué se debe?  -a ti no te puedo engañar, no le dije la verdad a mamá porque no sé cómo lo tomaría; -que es lo que te pasa ? entonces sí, sucedió algo?  - si papá, algo que movió toda mi vida, que me cambió. -no  me asustes  -no es para asustarse, al contrario, siéntate, que te lo contaré todo, te acuerdas cuando ustedes, me dijeron en nombre del asilo, en que fui abandonado?, yo fui eso ya lo saben  y también conocí a dos mujeres, que habían ido a buscar al hijo de una de ellas y que.... -si ya contaste todo eso, hasta la reunión que tuviste con ellas en el bar.

-Pues bien, la mujer joven, me encontró hoy de mañana en el bar y me dijo, vengo a ayudarte a vencer esa timidez, me llevó a un hotel y ahí papá, me sucedió algo maravilloso, estaba con un tapado negro, se sacó el tapado ... -bueno hijo dime que paso? -estaba totalmente desnuda, se me acerco y por primera vez en mi vida, me hizo sentir lo que es el amor, todo me cambió, hasta mis pensamientos. -hijo, tengo la obligación de decirte que tengas cuidado, esa mujer no puede ser buena…  pero papa no lo hizo por interés, me lo dijo, lo hizo porque quería hacerlo y para que yo venciera esa timidez, que me impedía relacionarme amorosamente con muchachas, te juro que me cambió, ya no siento ningún reparo en relacionarme con mujeres, gracias a Judith...

Olegario Juan Caorsi


comparte esta página en: