+
Mira Carlos que tienes que poner los cinco sentidos en esto. Ah! además hay una cofre de seguridad, quizá, te pregunten si quieres abrirlo le dirás que no, que solo harás el movimiento de cuenta...

Secuestro


  • Juez

Juicio

Capítulo VI

-Dice Francisco  a Carlos… Supongo que si te vas a medianoche, en esa misma noche llegaras a  Rio, mientras encuentras plaza en el avión que te lleve a Berna, estarás en el Banco Suizo dentro

de 3 días, para yo saber como te  fue llámame…puede ser a tu teléfono  Héctor?

-Si, por supuesto.

-Mira Carlos que tienes que poner los cinco sentidos en esto.  Ah! además hay una cofre de seguridad, quizá, te pregunten si quieres abrirlo le dirás que no, que solo harás el movimiento de cuenta,  entendiste?

-Perfectamente.

Al otro día se casaron Carlos y Ernestina y mientras esto sucedía, Clara fue a hablar con otro abogado. el Dr. Umpierrez, este le puso las cosas tan claras como el Dr. García…. Aclarándole también, que el mejor modo de llegar a la presidencia de la empresa, era conseguir una carta poder de su madre, que la  dejara a ella como única heredera y por supuesto, presidente con plenos poderes.

-Entonces Clara le  dijo:  No hay ninguna otra posibilidad Dr.?

-Como le dije es el mismo caso de su padre al desaparecer, tiene que haber alguien que lo sustituya, su esposa en este caso, o sea su madre y estando posibilitada de  asumir, así si,  seria Ud. como hija única heredera de las acciones y por lo tanto presidente del directorio de la empresa.

-Al otro día recibe Clara  una citación de un juez penal pare que se presentara delante de él a los efectos de hacer unas declaraciones. Clara le pregunta al notificante a que se  debe dicha citación?, solo le dice que el juez la pondrá al corriente, Clara se empieza a preguntar pero sin ningún  recelo, que sera

lo que el juez le preguntara… A las 3 de la tarde Clara esta en el juzgado con el abogado Umpierrez, este le dice:

-Primero veremos de que se trata  y según lo que el Juez diga, yo le diré  que hable o no…estamos?

-Perfectamente.

-Sale el  Ujier de la sala del Juez y  dice en voz alta… Sta. Clara Piñeyrua… Se paran el abogado y Clara e inmediatamente se los  los hace pasar a la sala del juez. El Ujier le dice al Juez: es el caso  1324 denuncia de secuestro en la Sra. Sandra Pérez, esposa del Sr. Francisco  Piñeyrua.

-Clara saltó del asiento y grito… !!! Queeee !!  que dice usted que yo secuestre a mi madre?

-El juez dice: no es secuestro, tenerla recluida en sus habitaciones?   No es secuestro no dejarla salir y tenerla encerrada bajo llave?, Con orden expresa que nadie abra esa puerta?  No es secuestro, sacar todos los teléfonos de la casa  para que no hable con nadie?  Eso Sta. se llama incomunicación de persona ajena a su voluntad…

-Hable abogado, se supone que Ud., me iba a defender.

-Sr. Juez en todos los años que tengo  de abogado y en las miles de situaciones que he visto durante mi trayectoria como abogado

jamás había escuchado que una hija, tratara así a su madre, por lo tanto Sr. Juez me retiro de la defensa  de la acusada.

-Juro que me vengare de Ud.

-Sta. Ud. esta frente a un Juez penal (dijo el Ujier)

-El Juez, después de los hechos conocidos en esta audiencia, y como no ha habido pruebas que digan lo contrario, le impongo una fianza de  100.000 pesos  y tendrá que comparecer a juicio dentro de 2 meses. No podrá tener contacto con su madre a menos de 50 metros, tendrá que reponer los teléfonos del aposento de su madre y tendrá restringida la salida del país, pues esta sometida a juicio.

-Clara no dijo nada, pero le brillaban  los ojos de odio y dijo en voz baja: fue Susana nadie mas, la arrastrada de Susana…Se retiró con un guardia de la oficina del Juez, hizo el cheque de 100.000 pagaderos en la empresa de su padre y se fue para la casa… Cuando entró, se encontró con un oficial de justicia en la puerta de la sala… y Ud. que hace aquí?

-Cumplo ordenes del Juez, Ud. no puede acercarse a menos de 50 mts. de donde se encuentre su madre.

-Pero esto es el colmo, en mi propia  casa!

-Perdoneme Sta. esta es la casa de su madre, Ud. solamente es una habitante de esta casa…

Fin Capítulo  VI

Olegarius


comparte esta página en: