+
Yo lo hacia por tu propio bien, porque te estabas ablandando, por eso es que tomé las riendas de todo y lo seguiré haciendo, porque aunque me cierres todas las puertas, yo las abriré de nuevo…

Condena


  • Clara

Detención

Capítulo VII

Clara  al ver pasar a su madre, sin detenerse, le grita… mamá, que  te crees?  A tu hija le estas haciendo esto?

-Tu misma echaste a tu padre de esta casa y me querías ignorar a mi.

-Yo lo hacia por tu propio bien,  porque te estabas  ablandando, por eso es que tomé las riendas de todo y lo seguiré haciendo, porque aunque me cierres todas las puertas, yo las abriré de nuevo…, Susana! Susanaaa!

-Si, Sta., porque no podía permitir, lo que le estaba haciendo a su madre.

-Desde este momento estas despedida ¡ tienes 5 minutos para juntar tus cosas y mandarte a mudar.

-Desde la puerta de la sala  se oye la voz de Sandra…¡ Susana ¡

-Si, Sra., diga.

-Desde este momento, (recalcando las palabras) estas a mi cargo, como jefa de personal de la casa,  anda a buscar al personal que quiero hablarles.

-Clara le grita… ¡! Susana ¡! ándate.

-Sta. ahora estoy al servicio de la Sra., con permiso

-Clara le dice a la madre… tu, tu, me las  vas a  pagar.

-Te recuerdo, que  no podrás acercarte a mi so pena de ir presa, dice la madre.

-No te preocupes, ya llegará el momento de que ajustemos cuentas.

-Cuando estuvo todo el personal de la casa frente a la Sra. Sandra  les dijo casi textualmente lo que les había dicho Clara,  pero ahora con los papeles invertidos. Cuando Clara escuchó esto, se abalanzo hacia su madre, con un pisapapèles en la mano en ademan de golpear a su madre, pero el oficial que estaba de guardia la detuvo, llamó a la policía y se la llevaron; esta vez, no hubo fianza posible, porque el cargo fue de intento de asesinato, frente a un oficial de la justicia y clara fue condenada por 5 años en la cárcel. En esos cinco años pasaron muchas cosas. Clara se volvió mas rencorosa, con mas odio hacia su madre y Susana,  con deseos de asesinar a todo el que la enfrentara, estuvo en una cárcel de seguridad extrema viendo la peligrosidad de la misma. La empresa se habría resquebrajado bastante con la falta del conductor que la formo. A la  Sra. Sandra, le habían caído los años y parecía una persona como con 20 años mas, deseaba que su esposo regresara, para entregarle todo lo suyo y decirle y explicarle que la idea había sido de su hija. Que ella a él siempre lo quiso, pero se dejo llevar  por su hija, hasta que comprendió todo cuando Clara la quiso matar, ahí se dio cuenta que a su hija, le importaba mas el dinero que la familia.

Desgraciadamente para ella, ya no había familia, sino solo poder y a Clara la ocupaba un solo pensamiento matar a su madre.

-Mientras tanto la gente que había ayudado a Don Francisco, había tenido muchos cambios. Carlos López  había hecho lo que Don Francisco le había dicho que hiciera en Berna, con resultado óptimo y estos cinco años  tuvieron Ernestina y Carlos una  vida totalmente  feliz. Tenían una hermosa casa y además un niño de 4 años,  que era mimado por todos;  Héctor, tenia un restaurant de lujo, en donde ya lo habían visitado diferentes personalidades y salían encantados, con la atención y los manjares que les  servían. El medico tenia su propia policlínica con todos los adelantos de la ciencia moderna  y el abogado había abierto su propio estudio y tenia una clientela muy grande,  se había vuelto un abogado de mucho prestigio, por su capacidad y honradez. Héctor en su restaurant, hacia la comida todos los meses, `para comedores infantiles y además sin quererlo, le había servido de propaganda para el Restaurant, aunque el nunca permitió que se hiciera mención de ello en ningún lado…

Estas cinco personas unidas por un hecho fortuito del destino ahora eran inseparables, cada cual con su vida, pero unidos como familia. Se reunían siempre una vez por semana, siempre a hablar de sus problemas o simplemente reunirse por el solo gusto de verse, lo que se dice una verdadera familia. Un dia  Don Francisco los reunió y les dijo -los llamé a esta reunión, porque me enteré, que mañana a las 10’ hs sale mi  hija de la cárcel y quiero ir a esperarla para hablar con ella.

-No puede hacer eso Don Francisco es peligroso.

-Quiero verla cara a  cara, espero que cinco años en una prisión la hayan cambiado.

-Esa noche,  esa última noche en la prisión  Clara pensaba - mañana me voy, mañana vuelvo a la libertad y  a mi casa y me voy a vengar, primero de mi madre, que fue la que me entrego, después voy a buscar a Susana y le arruinare la vida. y por ultimo no descansaré hasta  encontrar a mi padre y sacarle hasta la última gota de su sangre.

Esa mujer que estaba en su celda, haciendo una valija, era muy distinta de aquella niña de sociedad que un día entró a gritos diciendo que era la  presidente de la empresa de su padre, que no podía estar ahí;  ahora era una mujer de 30 años,  despeinada con unas sucias zapatillas y una túnica de presa… pero tenia una pasta de mujer firme que quería de cualquier manera preservar su imagen. Pidió a su carcelera  que le permitieran bañarse y arreglarse y que le trajeran la ropa de cuando entró, total no voy a hacer ningún problema, como quien dice, ya estoy afuera. Le permitieron bañarse, se refregó el cuerpo varias veces, como si quisiera sacarse esos cinco años de reclusión en una cárcel, se vistió con el vestido con que había entrado, se maquilló, se arregló el cabello y después de esto se miro en un espejo y se dijo… no estoy muy bien pero estoy mejor!

Vuelta a su celda, ahora mientras espera su salida, vuelve  a pensar como va a actuar de ahora en adelante. -Tengo que emplear una  táctica, porque la que usé no me dio resultado,  me hare la humilde, la arrepentida, para cuando llegue el momento de mi venganza, los agarre desprevenidos a todos. Además  tengo que averiguar  que ha pasado en estos cinco años y  en donde esta el dinero.

Al otro día al llegar las diez de la mañana Don Francisco, estaba a unos 20 metros de la puerta de la cárcel y mas lejos escondidos, Héctor y Carlos, también había periodistas, que sabían que la hija del dueño de una de las empresas mas grandes de  Sudamérica salía hoy de la cárcel, mas bien parecía que salía de una reunión social. Al verla los periodistas la cercaron, para preguntarle cuales eran sus opiniones al recuperar la libertad.

A Clara le encantó verse asediada por los periodistas y entonces les  dijo…

-Este tiempo ha servido, para que recapacitara sobre  mi vida anterior… un periodista le preguntó, que pensaba hacer con su madre... Abrazarla, pedirle perdón y decirle que haré lo que ella quiera, para enmendar mi actitud anterior…

En ese momento para un auto, ella se dirige a el… adentro había un hombre, que le abrió la puerta para que entrara… subió  y se sentó al lado de  ese hombre y exclamó con asombro…

-¡!! papa ¡!!  que haces aqui ?

Fín del Capítulo VII

Olegarius


comparte esta página en: